05 septiembre 2009

Seguir la estela


Qué difícil es ser imparcial al aconsejar a tus hermanos.

Quizá por eso cuando mi tercera hermana se metió a estudiar medicina, no se lo dijo a nadie hasta que supo que estaba admitida. No nos dio oportunidad de aconsejarle nada, ni sobre carrera ni sobre facultad. Siguió la estela (o más bien la vocación común) familiar y se metió de cabeza a la UAM.

Menos mal que mi cuarta hermana, la pequeña de la familia, es más juiciosa, y lo está mirando todo con lupa y "consultándonoslo" antes de mover ficha...

De pequeña quería ser veterinaria, pero según crecía se dió cuenta de que es alérgica a prácticamente todo bicho viviente. Aún así, siguiendo su instinto, se inscribió en el bachillerato de ciencias de la salud, y ahora, con sólo un curso más por delante antes de tomar la decisión, se debate (que lo sé yo) entre medicina, enfermería o incluso odontología.

Las razones que el Dr. Bonis comentaba en su antiguo blog para no hacerse médico, no son aplicables a mi hermana. No es persona especialmente ambiciosa, monetariamente hablando, y en general la considero trabajadora y constante (aunque a ratos, como todos los demás, puede impacientarse con asuntos concretos). Le gusta la gente y se implica en problemas sociofamiliares de sus allegados, quizá más de lo normal para alguien de su edad. Se mueve relativamente bien en la incertidumbre, aunque es obvio que no puede evitar pasar malos ratos. Y sabe reconocer sus errores y hacer propósito de enmienda. En resumen, su carácter no parece incompatible con la profesión.

Durante algunos meses me estuvo interrogando acerca de las famosas especialidades de enfermería que aún están por salir a la luz. Estoy relativamente bien informada por un amigo enfermero, pero aún así no le pude (pudimos) dar datos fehacientes ni sólidos de cómo va a funcionar el asunto, lo que pareció desilusionarla bastante. Dejó claro que no haría enfermería si no podía "estudiar algo más". O sea, que sin especialidades pasaba del tema.

Odontología entró dentro de las opciones barajables, aunque la dejó a un lado cuando comprobó "las asignaturas tan feas que se estudiaban" (sic) al examinar minuciosamente los planes de estudios.

Y al fin el otro día me abordó con un interrogatorio bastante directo acerca de las distintas facultades de medicina que hay en Madrid. Ella tiene en la manga un as que no existía en mi época: la Universidad Rey Juan Carlos. Una universidad que personalmente no conozco pero que, desde fuera, da la impresión de ser joven, bien organizada, moderna y con ilusión.

¿Ah, no la conoces? Espera, pues lo buscamos y me dices qué te parecen las asignaturas del primer año... Me dijo, mientras me enseñaba, no sin cierto orgullo, la que parecía ser su elección. Entramos en la web y observé atónita:

GRADO en MEDICINA. Primer curso:

- Anatomía I
- Bioquímica y biología molecular
- Biología celular y citología humana
- Psicología general
- Bioestadística
- Información y documentación médica
- Genética
- Epidemiología

Abrí los ojos, muy contenta al comprobar que no había "biofísica" en primer curso. Ese engendro que tanto me hizo sufrir y que ha sido la asignatura más inútil de toda mi carrera. Además, no había rastro de esas tonterías de asignaturas optativas o de libre configuración que tantas horas absurdas me habían hecho perder, al menos hasta tercer curso. El resto de las materias estaban razonablemente bien repartidas, y el sexto curso quedaba bastante libre para poder estudiar para el MIR o para recuperar asignaturas pendientes, en el peor de los casos.

A ella, por su parte, le hizo una ilusión tremenda enterarse de que los médicos estudiamos psicología. ¡Nunca se había fijado!

Me encanta, Rosi. Simplemente me encanta - sonreí, regocijándome ante la posibilidad de que ella pueda estudiar en una universidad sin "dinosaurios" (y quienes hayan estado en la UAM alguna vez, seguramente entenderán a qué me refiero).

Y para mis adentros, también me alegré por una vez de que exista el plan Bolonia ése. Si sirve para que en la carrera se vaya al grano, nos podemos dar por contentos.

Qué reconfortante es ver que tu hermana pequeña es tan lista :) Me demostró no necesitarlo, pero probablemente si me hubiese pedido consejo, yo no habría podido ser tan imparcial y no la habría podido aconsejar mejor...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Cuidado! Las apariencias engañan. La Universidad Rey Juan Carlos se creó con lo peorcito de la UCM, aunque hay que decir que el Campus de CC. de la Salud en Alcorcón se mantiene al margen, académicamente hablando, del resto de disciplinas y tiene buen nivel. Administrativa y políticamente hablando, esta Universidad es un desastre total,pero se gasta mucho dinero en lavar su mala imagen.

Isabel dijo...

El campus de Ciencias de la Salud es, obviamente, el que más me interesa. Administrativamente hablando hay muchas universidades que son un desastre, pero si el nivel académico es bueno, yo me conformaría...

Gracias por la advertencia! Se agradecerán comentarios de quienes conozcan la universidad en persona. Siempre es bueno tener información de primera mano...

Dr. Bonis dijo...

Isabel,

Mi novia estudio odontología en la Juan Carlos. (previamente había estudiado enfermería en la UAM).

No salio nada contenta de la Rey Juan Carlos... "una casa de putas" es su definición.

Si te sirve como ejemplo, algunos de sus compañeros de promoción (ella se retrasó un año) le daban clases a ella en asignaturas de quinto.

¿Cómo llega un recien licenciado a dar clases (incluso prácticas) en una universidad?... se comenta que a base de trajinarse a determinados profesores (hay algunos que salen de marcha con las alumnas).

Las universidades jóvenes tienen ese problema...

Pero ya sabes que al final la universidad donde estudies medicina es lo de menos... en ninguna preparan bien. Luego toca aprender de verdad en el MIR.

Yo aunque sea por lo que se de segundas no recomendaría la RJC. ¡Además está muy lejos!

Isabel dijo...

Gracias por la advertencia, Julio. A ver si se conecta alguien que la conozca de primera mano y nos cuenta :)

Aún así, en la UAM nos dábamos clase a diario los unos a los otros, desde primer curso... y sin que hubiera casa de putas de por medio jajajaja...

¿Alguien que pueda compararnos RJC con Alcalá o UCM?

Emilienko dijo...

Siempre he pensado que el aprendizaje de la medicina no depende tanto de la facultad donde se estudie sino del alumno.

En mi plan de estudios, lleno de asignaturas absurdas, tuve que perder mucho tiempo que podría haber dedicado a cosas más interesantes; pero aprendí lo básico para después poder prepararme el MIR sin demasiadas lagunas.

En resumen, aconsejaría a tu hermana estudiar Medicina sobre otras cosas pero siempre, esforzándose en no perder la ilusión.