19 septiembre 2008

Los faroles de la Consejería


¿Quién no ha leído la noticia de la semana? "Libre elección de médico en la Comunidad de Madrid". Pero no refiriéndose a"libre elección de MAP/FEA dentro de los disponibles en su área". Sino libre elección total. Si me van a operar de la rodilla y quiero que lo haga Fulano de Tal en el Príncipe de Asturias, aunque yo pertenezca al área 2, sólo tengo que pedirlo.

Obviemos por un momento que la libre elección de especialista ya existía, y veamos el resto de implicaciones de lo que el señor Güemes ha declarado.

Lo que todos deducimos al leer esta noticia es que, si de verdad se lleva a cabo semejante reforma, habrá servicios que estarán de lista de espera hasta el flequillo, y otros en los que probablemente se reducirá la demanda.

Los médicos enseguida pensamos: jolin, ¿y cómo piensan compensar ese aumento de la demanda en los sitios en que los médicos sean "buenos" y "conocidos"? Hoy Güemes ha salido a explicarlo. "Los médicos que mejor trabajen tendrán un plus". Hmmm curioso, curioso, que prefiera usar el eufemismo "mejor trabajen" en lugar del lógico "más trabajen". Para no quedar mal. Y para no dar la sensación de que a partir de ahora va a haber quien trabaje a destajo.

Porque perdóneme, señor Güemes, que le diga: trabajar más no es trabajar mejor. Es más, me atrevería a decir que trabajar más casi siempre implica trabajar peor. La masificación nunca fue buena. Las listas de espera, hasta ahora, no le habían parecido buenas a usted tampoco. Curioso cambio de actitud.

Enseguida lo justifica: "No tienen por qué saturarse ya que se reforzarán los servicios más demandados. Además, así sabremos qué servicios funcionan y cuáles no. Si algún centro no fuera usado sería un indicador de que algo está pasando".

Ya. Claro. O sea, que cuando se ponga en marcha su medida, reforzará los servicios que lo necesiten. Porque no vamos a mencionar que a día de hoy hay MUCHOS servicios que llevan necesitando refuerzo... yo diría que AÑOS. Ni tampoco que los hospitales recién construidos están huecos de personal. Es más, muchos se están dedicando a despedir personal (y si no, que les pregunten a las auxiliares de enfermería... si conocéis alguna, preguntadles...). ¿Sabéis por qué? ¿Imagináis por qué les falta personal? Se me ocurren dos causas: una, que no encuentren médicos disponibles (que es cierta en algunos casos) y dos, que no se están ofreciendo las condiciones laborales idóneas para atraer a los médicos hacia dichos servicios (esto sí que es cierto en la inmensa mayoría de los casos).


Señor Güemes, si según parece no tiene médicos,
  • ¿De dónde piensa sacar los que necesitará para reforzar los servicios sobrecargados?
  • ¿Los trasladará desde los servicios que se hayan quedado más "despejaditos"?
  • ¿No sería eso un inmenso engaño al paciente que quiso cambiar de servicio?
  • ¿Sabe que reforzar un servicio implica contratar personal no médico? ¿También conseguirá encontrar suficientes enfermeras y auxiliares?
  • ¿Des-reforzará, por decirlo de algún modo, los servicios que "no funcionen bien" según dicho criterio de "cantidad de pacientes esperando para entrar"? ¿Pagarán el pato los pacientes que sí estén satisfechos con la atención que se les da?

Ayer se graduó mi hermana en la FMUAM. Ya tenemos otro médico en la familia. La Viceconsejera de Ordenación de Personal de la Comunidad de Madrid estuvo presente en el acto de graduación y tuvo a bien recordarles a los nuevos licenciados que les estaba esperando con los dientes abiertos, porque en los próximos 10 años se jubilarán 6500 médicos en la Comunidad de Madrid.

Señor Güemes, ¿ha contado con eso? Si se le jubilan 6500 médicos... ¿se le jubilarán los "buenos" y "conocidos" o se le jubilarán los "malos"? ¿Usted qué cree? ¿Podrá reemplazarlos al mismo ritmo? Mire, que hablamos de 650 médicos al año...

Yo sé que parece divertido. Lo de manejar la Sanidad madrileña es casi como jugar al Monopoly. Uno puede poner edificios acá y allá, cobrar cuotas, recaudar impuestos, imponer normas... Pero el problema del Monopoly es que, cuando uno tira los dados, no considera a qué paciente le van a caer en la cabeza.

De verdad, si le sobra dinero y quiere darnos pluses, hágalo según calidad de atención (y no según cantidad), hágalo según satisfacción del paciente (y no según insatisfacción)... Evalúese a sí mismo y ponga los medios necesarios para mejorar calidad y satisfacción (eso sí que es difícil, ¿no?). Valore a los profesionales que tiene (y no les busque los tres pies). Si lo que busca, de forma encubierta, es un cambio de sistema, apoyándose en hacerles ver a los pacientes lo poco que les gustan sus médicos, creo (CREO) que le va a salir mal. Se va a encontrar con que la mayoría está contenta con lo que tienen. Y esta bravuconada, como otras tantas cosas, se quedará en un farol.