23 mayo 2008

Os (volveré) a echar de menos

Lo bueno es corto y se acaba. No siempre estoy de acuerdo con los refranes; no siempre lo bueno, si breve, dos veces bueno. A mí me gustaría poder prolongar mi estancia en el centro de salud. No es justo tener que volverse a ir.

Hoy viernes ha sido mi último día con Isabel la pediatra. (La infinitamente paciente pediatra, más bien... qué aguante ha tenido conmigo). Más que nada porque el lunes estaré saliente, martes-miércoles-jueves tendré el curso de RCP del hospital, y el viernes volveré a estar de guardia. Y claro, lo malo de trabajar en turno de tarde es que eso implica que la semana que viene no pasaré por la consulta :(

He pasado buenos ratos con los enanos, algo que no dije cuando acabé mi rotación en el Niño Jesús. Volvemos a lo de siempre: el planteamiento del centro de salud es más cercano a mi postura y a mi visión de la medicina. Seguir a los niños en la mayor parte de sus problemas habituales, hacerles las revisiones, detectar problemas de mayor o menor importancia (¡hoy he detectado un daltónico, jajaja!)...

Son pacientes sumamente agradecidos. Les ves mejorar, todo lo contrario que cuando trabajé en la urgencia hospitalaria. Un día llegan a la consulta tirados por los suelos, dudas si ponerles o no tratamiento, se lo pones, y al día siguiente vuelven con buen color y pegando botes. Milagroso.

Y simpáticos. Había una peque graciosísima de 3 añitos que cada vez que entraba a la consulta con dolor de garganta y me veía acercarme a los depresores me decía: "¡a boca no!"... Dos meses más tarde he llegado a verla decir "¡sentada!" y abrirme la boca como un león de grande, sin tener que usar depresor. Qué paciencia y buen tino la de su madre, y qué voluntad la de la niña, que ha vencido su irremediable miedo a los "palitos" :D

He pasado mis últimos días reenfrentándome a OMI, mirando 80 tímpanos al día, manejando asmas, rinitis, sinusitis, varicelas, gastroenteritis, púrpuras, sinequias vulvares, molluscum... Y cuando ya me empezaba a ver suelta, cuando ya casi era capaz de llevar la consulta... ¡zas! otra vez fuera de mi centro. No es justo.

¿Sabéis qué haría yo si fuera la coordinadora de docencia? Quitaría la rotación en la urgencia. Los 4 meses de pediatría, para pediatría de primaria. Las guardias, en el hospital, sí. Pero el resto del tiempo, el resi de familia en su medio, que es donde le gusta estar y donde aprenderá lo que luego utilizará. Imaginad que lo primero que nos van a ofrecer al acabar la residencia va a ser, probablemente, una sustitución de pediatría...

A todos los compañeros del centro: os volveré a echar de menos.

A los nuevos R1 que he conocido hoy porque han venido a visitarnos: bienvenidos. Ya sabéis dónde me podéis encontrar :)

5 comentarios:

Dr. Bonis dijo...

Completamente de acuerdo contigo Isabel. Yo también termino ahora mi rotación por pediatría en C.S.

Y si cuando roté por urgencias pediátricas del hospital (en Alcalá) decía que odiaba a los niños (bueno, a los padres), después de rotar por el C.S. he cambiado totalmente de opinión.

Yo creo que lo que me pasa (como a tí) es que me gusta la medicina que se hace en un centro de salud y no la de un hospital.

Cuando eres R1 piensas que lo del centro de salud es una pérdida de tiempo, que la medicina de verdad se aprende en el hospital. Pero creo que conforme avanza la residencia cambias de opinión y al final empiezas a darte cuenta de que la medicina de familia se aprende en atención primaria.

Y es que hay vida inteligente fuera de los hospitales. :-)

clarividencias dijo...

Me encanta leer vuestros blogs. Me hace ilusionarme cada vez más con la Medicina de Familia. ¡Cómo me anima vuestra vocación!

clarividencias dijo...

Me encanta leer vuestros blogs. Me hace ilusionarme cada vez más con la Medicina de Familia. ¡Cómo me anima vuestra vocación!

Anónimo dijo...

No hace mucho: 10 años más o menos, los médicos de familia teníamos que estudiar el Harrison y luego hacer un enorme esfuerzo para visualizar lo que era útil en primaria. Y lo que a mí me era más difícil: saber hasta dónde tenía que llegar para no quedarme corto o no pasarme. Hoy día tenemos a nuestra disposición libros realmente maravillosos: muy recomendable la Guía de actuación en atención primaria, el Tratado de Medicina de familia de Semfyc y recientemente: el Manual de Urgencias y Emergencias también de Semfyc. Ahora sabemos lo que hay que hacer con un paciente en el centro de salud y en el hospital de forma clarísima. Por todo esto pienso que me es más fácil ahora ser médico de familia. Realmente veo una mejora progresiva de nuestra especialidad a pesar de los problemas. Bueno y tener 1 año más de formación creo que es el colofón para poder formarse con todas las garantías. La medicina de familia no tendrá seguramente nunca el prestigio o reconocimiento social de otras especialidades, pero para mí es, con mucho, la medicina más parecida a la que soñaba practicar desde que era niño.

Isabel dijo...

Esa fue una de mis pataletas de R1, quería comprar algo "que leer" y me resistía a comprarme el Harrison. Adquirí el Tratado de Medicina Familiar y Comunitaria, que acababa de salir al mercado. Desde mi perspectiva de R1 (que pasaba la mayor parte del tiempo rodeada de internistas), el tratado no profundizaba demasiado en los temas, era como muy "light". Pero bien mirado, viene acompañado de temas que jamás verías en un tratado de interna, y por supuesto explica a la perfección cuál es el alcance de la consulta de primaria.

Claro que ahora lo tenemos más fácil, la rabia es que el año extra sigue sin aprovecharse para lo que debería (en nuestro caso lo han utilizado para poco más que ampliar los meses de rotación por medicina interna) y seguimos pasando sólo el último año por el centro de salud. De R1 pasas por allí para ver "qué te va a hacer falta saber", luego te marchas al hospital y pasas fuera dos años y medio, y no vuelves hasta que no vas a terminar la residencia. Paradójico, cuando ahora mismo los R2 de otras especialidades en el hospital están luchando por dejar de hacer guardias de puerta para poder empezar a trabajar en su servicio cuanto antes...