27 abril 2007

Adiós con el corazón

Se nos va el R mayor. Cambia de rotación. ¿Y ahora qué vamos a hacer nosotros solitos? ¡¡Te vamos a echar mucho de menos!! Jajaja, menos mal que el adjunto seguirá ahí...

He aprendido muchos truquillos con él, pero si algo he aprendido en este mes es que, en realidad, no sé nada. Y me ha entrado el ansia que suele entrarle al R1 al acercarse el cambio a R2... el ansia por estudiar. Qué absurdo suena, ¿no?

Lo primero que he decidido repasarme (o ¿quizá debería decir "aprenderme"?... me da la sensación de que nunca me lo hubiera estudiado) es el temario de infecciosas. Más bien las infecciones más prevalentes.

A falta de un buen libro de infecciosas que no esté pasado de fecha (como lo está el que conservo de la carrera), y a falta de 500 euros sueltos para poder adquirir el Mandell, creo que lo mejor será empezar por las Guías Clínicas de la SEIMC. Tienen la ventaja de estar adaptadas a la realidad y las resistencias antibióticas existentes en España (a veces da miedo pensar en las diferencias entre tratamientos que se ven entre los libros americanos tipo Harrison y las publicaciones españolas), y de ir justo al grano en los temas más útiles: neumonías, meningitis, otitis, sinusitis, faringitis, laringitis, infecciones en inmunodeprimidos... Disponibles para bajar gratis en formato PDF.

Y se conoce que los colegios de médicos y todas las sociedades saben que estos meses son cruciales. Todos nos ofrecen miles de cursos entre abril y mayo. Hasta los laboratorios saben que en estos meses nos entra la angustia y que nos apuntaríamos a un bombardeo. En estos días he asistido a un curso de Drogodependencias en Atención Primaria, organizado por la Agencia Antidroga y el ICOMEM. En mayo tengo el de Antibioterapia e Infecciones en Atención Primaria, organizado por la SoMaMFyC. Glaxo nos ha invitado a un curso de actualización en EPOC y otro de neumonías... En fin, todo inabarcable. Entretanto, la Gerencia del Área 2 nos organizó un curso de RCP avanzada de cuya existencia nos avisó 2 días antes de que comenzase, por lo que no pude cambiar las guardias... y me lo perdí. El año que viene será. ¡Qué rabia me ha dado! Por no hablar del florecimiento de los cursos online en este final de "curso"...

¿Qué les habría costado repartir todos esos cursos a lo largo del resto del año? Son ganas de fastidiar...

Pero bueno, le echaremos valor y trataremos de asimilar información útil. Para que cuando lleguen nuestros Rs pequeños y nos pregunten, enseñándonos la historia de un paciente: "y a este, ¿qué le hago?", sepamos contestarles sin decir ninguna barbaridad...

17 abril 2007

Bienvenidos

Bienvenidos todos los nuevos que váis eligiendo la Princesa y el Área 2 de MFyC en Madrid:
  • Bienvenidas, María del Mar y Sara (R1 derma)
  • Bienvenidos, Diego, Manuel y DANI!!! (R1 interna)
  • Bienvenidos, Fernando y Jorge (R1 cardio)
  • Bienvenidos, Blanca e Ignacio Javier (R1 ojos)
  • Bienvenida, Andrea (R1 endocrino)
  • Bienvenidas, Inés y Ana (R1 cirugía)
  • Bienvenidos, Paloma, Alejandro e Inés (R1 rayos)
  • Bienvenidos, María del Carmen, Carlos y Enrique (R1 digestivo)
  • Bienvenidos, Leticia, Celia, Ana, Marta, Mª Soledad, Soledad Lucía, Enrique, SONIA!!!, Pedro Ángel, Cristina, María Lorena, Eduardo Félix, Alicia Rowelt, Ariel, Oria, Silvia y Roberto José (R1 familia).
  • Bienvenida, Ana (R1 onco)
  • Bienvenidos, Rodrigo y María (R1 trauma)
  • Bienvenida, Celia (R1 maxilo)
  • Bienvenidos, Joaquín, Diana y Meritxell (R1 anestesia)
  • Bienvenidos, Beatriz y Francisco José (R1 neuro)
  • Bienvenido, Jesús Ángel (R1 otorrino)
  • Bienvenido, Enrique (R1 torácica)
  • Bienvenida, Teresa (R1 nefro)
  • Bienvenidos, María de la O, José David y Elena (R1 psiquiatría)
  • Bienvenido, Alberto Eterio (R1 hemato)
  • Bienvenidos, Enrique Rafael y Gonzalo Walderico (R1 neumo)
  • Bienvenida, María Jesús (R1 reuma)
  • Bienvenidos, Ian Roberto y Jesús (R1 intensivos)
  • Bienvenido, Francisco (R1 inmuno)
  • Bienvenida, Vanesa Aracely (R1 neurofisio)
  • Bienvenido, Freddy (R1 micro)
  • Bienvenida, Patricia (R1 trabajo)
  • Bienvenida, Ana Paola (R1 análisis)
Seguiré con interés la elección de plaza, hoy que estoy saliente de guardia.

Y ya que estamos, aprovecho para romper una lanza por la paridad en nuestro hospital... ¿para cuando una promoción de resis con 50% de chicos? :D

Ánimo a todos y suerte!!

PD: Buenooo!! Al menos tenemos un sustancial aumento del cupo masculino!!! Algo es algo!!!

10 abril 2007

El R mayor

Os dejo que imaginéis a mi R mayor como una mezcla entre estos dos


En abril he cambiado de grupo de trabajo, aunque sigo rotando en Medicina Interna. Y he pasado de trabajar con un adjunto que nos dejaba "casi solas" a las R1 (y sin R mayor) a trabajar con el adjunto que es además tutor hospitalario de los resis de familia, quien jamás nos pierde de vista, y, por primera vez, con un R mayor.

Mi R mayor (que realmente no es mío, porque obviamente es de M. Interna) dice que le gustaría ser como House. Un tío que sepa de todo y que tenga a mano todos los medios diagnósticos para confirmar sus sospechas de modo obsesivo-compulsivo, es decir, automáticamente. Le gustaría sospechar una malformación vascular cerebral, pedir una angio-TAC y que se la hiciesen en media hora.

Pero dejando aparte la fantasía televisiva, creo que mi R mayor está bastante cerca de ser un "House"... o más bien yo diría que lo ha superado. Sólo hace falta verle llegar para empezar a sospecharlo. Delgadito y no muy alto, de marcha rápida y nerviosa, surca los pasillos a velocidades insospechadas esquivando personas y carritos, con cuatro o cinco carpetas bajo el brazo. Peinado con raya al lado, lleva gafitas para miopía que constantemente se le deslizan por la nariz hacia abajo, obligándole a subírselas cada 30 segundos. Viste formalito, como se supone que corresponde a los internistas, aunque sin llegar al extremo del adjunto, a quien nunca le falta la corbata. Zapatos oscuros de corte clásico, camisa sencilla, pantalones de pinzas o "chinos", y, por encima, su inseparable bata abierta. Al cuello y en el bolsillo superior de la misma, los múltiples bártulos imprescindibles para la tarea diaria: pulsioxímetro ("el pulsi del poder"), fonendoscopio Littmann, regla Apocard, múltiples bolígrafos y rotuladores fluorescentes, "chuletario"... y el símbolo del moderno médico clínico hospitalario por excelencia, la PDA. Mi R mayor rara vez se encuentra con preguntas que no sepa responder, porque ha leído mucho y tiene memoria de elefante, pero, si alguna vez le ocurre, ahí lleva todo tipo de obras de consulta: UpToDate, Medimecum, tratados de Interna...

Más allá de ese aspecto de científico despistado y de su pasión por la medicina y los cachivaches electrónicos (lo que le hacen más "freak" si cabe), lo atractivo de tener un R mayor como él al lado es que siempre te sientes arropada. Disfruta haciéndonos preguntas y planteándonos cuestiones para que pensemos y le demos nuestra respuesta u opinión más tarde. Nos explica tratamientos y procedimientos con una sencillez - y, sin embargo una exactitud - tal, que parece que nos estuviera contando un cuento. Consigue que cada día de rotación equivalga, al menos, a haber aprendido una cosa nueva (lo que no siempre es fácil de conseguir). Y lo más importante: nos avisa de los posibles errores que se pueden cometer, antes de que ocurran. Trata de que los fallos en los que él incurrió siendo R pequeño no le sirvan sólo a él para ser más precavido, sino también a nosotros. Es humano y comprensivo, nos ayuda, nos escucha y nos contesta. Se ríe con nosotros.

Una figura insustituible.

Por favor, conocedlos. No olvidéis de pedir que os presenten a vuestros Rs mayores cuando visitéis los hospitales. Serán vuestros guías en la tarea de aprender a curar.