10 abril 2007

El R mayor

Os dejo que imaginéis a mi R mayor como una mezcla entre estos dos


En abril he cambiado de grupo de trabajo, aunque sigo rotando en Medicina Interna. Y he pasado de trabajar con un adjunto que nos dejaba "casi solas" a las R1 (y sin R mayor) a trabajar con el adjunto que es además tutor hospitalario de los resis de familia, quien jamás nos pierde de vista, y, por primera vez, con un R mayor.

Mi R mayor (que realmente no es mío, porque obviamente es de M. Interna) dice que le gustaría ser como House. Un tío que sepa de todo y que tenga a mano todos los medios diagnósticos para confirmar sus sospechas de modo obsesivo-compulsivo, es decir, automáticamente. Le gustaría sospechar una malformación vascular cerebral, pedir una angio-TAC y que se la hiciesen en media hora.

Pero dejando aparte la fantasía televisiva, creo que mi R mayor está bastante cerca de ser un "House"... o más bien yo diría que lo ha superado. Sólo hace falta verle llegar para empezar a sospecharlo. Delgadito y no muy alto, de marcha rápida y nerviosa, surca los pasillos a velocidades insospechadas esquivando personas y carritos, con cuatro o cinco carpetas bajo el brazo. Peinado con raya al lado, lleva gafitas para miopía que constantemente se le deslizan por la nariz hacia abajo, obligándole a subírselas cada 30 segundos. Viste formalito, como se supone que corresponde a los internistas, aunque sin llegar al extremo del adjunto, a quien nunca le falta la corbata. Zapatos oscuros de corte clásico, camisa sencilla, pantalones de pinzas o "chinos", y, por encima, su inseparable bata abierta. Al cuello y en el bolsillo superior de la misma, los múltiples bártulos imprescindibles para la tarea diaria: pulsioxímetro ("el pulsi del poder"), fonendoscopio Littmann, regla Apocard, múltiples bolígrafos y rotuladores fluorescentes, "chuletario"... y el símbolo del moderno médico clínico hospitalario por excelencia, la PDA. Mi R mayor rara vez se encuentra con preguntas que no sepa responder, porque ha leído mucho y tiene memoria de elefante, pero, si alguna vez le ocurre, ahí lleva todo tipo de obras de consulta: UpToDate, Medimecum, tratados de Interna...

Más allá de ese aspecto de científico despistado y de su pasión por la medicina y los cachivaches electrónicos (lo que le hacen más "freak" si cabe), lo atractivo de tener un R mayor como él al lado es que siempre te sientes arropada. Disfruta haciéndonos preguntas y planteándonos cuestiones para que pensemos y le demos nuestra respuesta u opinión más tarde. Nos explica tratamientos y procedimientos con una sencillez - y, sin embargo una exactitud - tal, que parece que nos estuviera contando un cuento. Consigue que cada día de rotación equivalga, al menos, a haber aprendido una cosa nueva (lo que no siempre es fácil de conseguir). Y lo más importante: nos avisa de los posibles errores que se pueden cometer, antes de que ocurran. Trata de que los fallos en los que él incurrió siendo R pequeño no le sirvan sólo a él para ser más precavido, sino también a nosotros. Es humano y comprensivo, nos ayuda, nos escucha y nos contesta. Se ríe con nosotros.

Una figura insustituible.

Por favor, conocedlos. No olvidéis de pedir que os presenten a vuestros Rs mayores cuando visitéis los hospitales. Serán vuestros guías en la tarea de aprender a curar.

17 comentarios:

Melian dijo...

¿Y sabrá tu R mayor a quién tiene de R pequeña? jejeje.
Gracias por tua consejos, nos animas mucho a los que vamos a empezar ahora.

gangas dijo...

Cada día escribes mejor Isabel, me ha gustado mucho la redacción.

Tengo planeado ir a escuchar el concierto el día 26 de mayo y espero no fallar como el año pasado, te agradeceré que me recuerdes la hora en un mail, gracias por ello.

Y una sorpresa, no esperaba encontrarme por aquí a melian, hoy parece que nos hemos puesto de acuerdo en el recorrido y mira por donde hacía tiempo que no lo hacía.

Clara dijo...

Yo quiero un R mayor como ese... no se yo si abundan mucho, esperemos que si. Qué tal las vacaciones?

Isabel dijo...

Uffff vacaciones... andandarán. He tenido 3 guardias en la semana santa (martes santo, jueves santo y domingo de resurrección), precedidas de un "doblete" jueves-sábado en la semana inmediatamente anterior. Espero poder cogerme el puente del primero de mayo, porque de momento el del 15 de mayo no me lo puedo coger porque tengo que trabajar el día 14.

Tengo que hacer un "post" sobre "guardias buenas y guardias malas" para que sepáis a qué ateneros. A ver si me acuerdo.

Melian: no creo que tenga nada especial que saber, jajaja, si te refieres a si sabe que escribo el blog... no tengo ni idea, aunque hace un mes alguien del hospital se enteró y corrió la voz, así que no me extrañaría que él fuera uno de los que lo saben... Es mi doble personalidad secreta, jajajajaja.

Gangas, gracias por el piropo; el concierto suele ser a las 12.00 cuando tocamos en Lope de Vega, pero si es a otra hora ya dejaré aviso en el blog. No sé qué obra destriparemos, aunque me huelo que La Sinfonía del Nuevo Mundo es una de las candidatas.

UF qué sueño... voy a desayunar.

Javier dijo...

Pero que cara tonto tiene el Milikito... Yo ya tengo ganas de empezar, sólo epero qe los R mayores me ayuden porque tengo algo de miedo. Miedo a no dar la talla. Cosas mías... Animo con todo isa

Isabel dijo...

Javi! Tú! No dar la talla!? Seguro que no es así!!!

Ánimo, que sabéis mucho más de lo que creéis... sólo os hace falta empezar a aplicarlo... (palabras de mi R mayor de hoy, pero bien traídas, a que sí??)

Anónimo dijo...

hola!! niña a ver si te coges el puente q te mereces un descanso después de tanta guardia!!
La semana pasada estuve preguntando por interna en tu hospital y creo q me atendio tu R mayor! jeje...lo de las gafas ha sido la pista definitiva...un chico muy majo, la verdad es q todo el mundo se porto muy bien...por allí habia muchas resis de familia, igual eras tu alguna de ellas...
Muy buena idea lo de escribir sobre las guardias...a q os refeiis cdo hablais de guardia mala?? a gran volumen de pacientes o a no tener a nadie a quien recurrir en caso de duda??

Besitos
lau

Isabel dijo...

Definitivamente, una guardia mala se caracteriza por:
- Gran cantidad de pacientes para atender.
- A ser posible, alto porcentaje de pacientes con patologías absurdas o irritantes ("es que me voy a presentar al examen para policía y creo que tengo una hernia inguinal... ¿podemos hacer algo para que no me la encuentren?").
- Sobrecarga de patologías graves en la zona de camas ("la pecera")... lo que suele impedir que "partamos" la noche para dormir.

La guardia ideal:
- Un ritmo de llegada de pacientes que permite que los veas sin prisa aunque sin pausa.
- Al menos un par de pacientes con patologías llamativas o que despierten tu curiosidad ante el diagnóstico.
- Una buena noche en pecera, lo que suele suponer 3 horitas de sueño para todos.

¿Cuáles son las guardias buenas en Madrid? Las de verano, en general. Y, en los puentes, las de los días centrales.

¿Cuáles son las guardias malas en Madrid? Las de los meses de invierno, en general. Y, en los puentes, las del último día del puente, y el día inmediatamente anterior y el inmediatamente posterior al puente.

En época "normal" sin puentes, son peores las guardias de lunes que las del resto de los días de la semana (como generalización).

Anónimo dijo...

Hola Isabel,

Oye, soy un chico andaluz que va a irse a Madrid a hacer la residencia... dime:

En tu opinion, que hospital es el mejor de madrid para hacer cirugia general?

En el Gregorio Marañon sigue cobrandose menos? Va a pasar a solucionarse esta situacion?

Muchisimas gracias. un beso

Isabel dijo...

Sobre cirugía general no te puedo informar, deberías preguntar a alguien que la esté haciendo (yo no me informé sobre ninguna plaza quirúrgica).

El Gregorio siempre ha sido un hospital especial, aunque hace poco por fin han llegado a un acuerdo para equiparar el sueldo al de los demás hospitales (en lo que a residentes se refiere). No sé si ha entrado ya en vigor, pero si no lo ha hecho, lo hará.

Anónimo dijo...

Total, que si no te echa un polvo el andoba es porque no quiere. Lo mismo bajo ese aspecto de formal se esconde una fiera sesuarrl!. Vaya putiferio de hospitales de la SS.

Isabel dijo...

Halaaa cómo te pasas!

Me da la sensación que lo del "putiferio" es una leyenda urbana, jajajaja...

Y él tiene novia, eh? Que conste.

Cocido con gofio dijo...

Entre la admiración y el amor hay una delgada línea. ¡Si incluso te has informado de que tiene novia!

Huele a romance

JAAAAA.

Isabel dijo...

Hala Juliooooo tú también? jajajaja...

Es él quien se encarga de informar a todo el mundo de que tiene novia, y de que se va a casar en pocos meses... invita a la gente a la boda y todo eso, ya ves, manías de los casaderos.

De todos modos tengo que darte la razón en lo de la delgada línea entre la admiración y "el amor"... al menos para quienes trabajamos con las neuronas, suele ser un factor atrayente muy importante. Al igual que el sentido del humor ;)

... por cierto, tú debes tener un buen batallón de admiradoras, no? :D

Ví la cita que se marcaron en AMF hacia tu carta de respuesta a "los neurólogos"... poco me faltó para sacar copia y colgarla en el corcho del despacho! Jajajajaja

Cocido con gofio dijo...

Isabel,

Sobre el grupo de admiradoras... no sé donde se esconden... ¿serán tímidas?. Supongo que serán como las meigas, que haberlas haylas.

Sobre la cita de AMF... primera noticia. ¿me lo trascribes?. Y una recomendación: apúntate a los seminarios de innovación de Juan Gervas. De ideas de esos seminarios salió la dichosa cartita. Si tienes interés mándame un email.

Y ahora notición: parece que me publican un letter en el NEJM... cuando recibí la respuesta del editor no me lo podía ni de creer. Además de una cosa muy friki (como no podía ser menos), pues he descrito una nueva variante de una enfermedad... No puedo dar más datos por ahora pero solo una palabra: nintendinitis. Para fliparlo. Ya te contaré.

Anónimo dijo...

Hola! Primero, felicidades por el blog!

Aunque no se encuentre al hilo del asunto, me gustaría recomendar esta página: www.medical-simulator.com. Esta completa de recursos parar estudiantes y médicos!

Creo que es de utilidad compartir este link.

Saludos

Maria de la oz dijo...

Es curioso como varian las experiencias en función de los hospitales.
Mi rotación por interna fue con dos adjuntos muy majos que te enseñaban, te cuidaban y te defendian ante la bronca de cualquier especialista. Si estabas de guardia (aún lo hacen) te llaman para ver qué tal te va y resolverte dudas, y cuando estas saliente para comprobar qué tal fue la noche. Ambos visten de forma informal y juvenil (rondan los 45).
Tenia 2 R mayores (R5 y R3), 4 compañeros (R1), 7-8 pacientes para mi y aproximandamente 30 en el despacho.
Cada pequeño veia sus pacientes solo, con R mayor y con jefe, y aunque a veces se hacia pesado ver a un paciente 3 veces una mañana siempre se agradecia la supervisión (aunque ante el paciente todos eramos iguales y nunca sabian si yo era R1 o 2 o 6 o jefe).
Yo tengo un recuerdo muy dulce de aquella rotación, aunque he de reconocer que fue una paliza.