31 marzo 2007

Viejos compañeros

De la facultad tengo el recuerdo imborrable de un compañero peculiar, sorprendente, de esos que siempre sacan la mejor nota de la clase y sin embargo son personas alegres, simpáticas, colaboradoras, dicharacheras, casi sabias. Hablo de Emilio Tejera.

Todos los compañeros nos quedamos pasmados cuando nos enteramos de que Emilio había dejado Medicina (en un curso ya muy avanzado) para pasarse a hacer Bioquímica y seguir su vocación investigadora. Pero en el fondo sabíamos que ese era su sitio, y que allí sacaría adelante proyectos impresionantes que facilitarían la vida a futuros clínicos y que darían a luz nuevas técnicas diagnósticas o nuevos tratamientos, vaya usted a saber.

Recientemente le volví a ver en mi propio hospital y supe que estaba trabajando en el laboratorio del eminente inmunólogo Dr. Sánchez Madrid. Me alegré mucho por él.

El otro día reapareció, esta vez como paciente, y nos contó a mi co-R de derma, Cris, y a mí, que había publicado un libro. Me encantó la noticia, aunque, como de costumbre, me volvió a sorprender al decirme que no se trataba de un libro sobre ciencia, sino de una novela histórica.


Así que aprovecho para dejaros el nombre y recomendaros su lectura a todos los amantes de la novela histórica. Se llama CARTAGO, EL IMPERIO DE LOS DIOSES, y la tenéis disponible en la mismísima FNAC. Si queréis conocer la historia de esta ciudad desde la perspectiva de una de nuestras futuras eminencias, no dudéis en pasaros por allí.

7 comentarios:

Emilio dijo...

Hija mía, ¡Me has sacado los colores!
Pues nada, saludos a los que leen este blog (incluyendo algún antiguo compañero de la carrera), que os vaya bien en vuestras residencias o cualquier proyecto que estéis haciendo en este momento, y que en los momentos más duros os sobrepongáis y penséis en los viejos amigos, que cuando uno se los encuentra (al menos es mi caso), siempre insuflan rayos de esperanza.
¡Ánimo, Isabel, muchas gracias, y visitaré el blog de vez en cuando -tiene muy buena pinta, la verdad!

Ana dijo...

Bueno Isabel me ha gustado mucho el recuerdo que tienes a este amigo y la propaganda de su novela , seguro que la leeré.
Como ves entro en tu blogg asiduamente y estoy al corriente de tus escritos. mua mua

Pedro dijo...

Pues todavia tengo la boca abierta... desde luego de Emilio cabía esperar casi cualquier cosa en términos científicos (publicaciones, proyectos...) pero esto es "demasiao".
A ver si te animas y terminas lo poquito de carrera que dejaste, y suerte con tus proyectos!!!

Rober dijo...

Hola Isa.
Esta entrada me ha sorprendido más que ninguna otra.
La verdad es que ver que Emilio iba encaminado a hacer grandes cosas es algo que todos podíamos pensar.
Cuando me enteré que dejaba la carrera para hacer BQ me quedó alucinado, pero sabía que su elección era buena, su vocación iba por delante.
Hace poco me he enterado de que estaba retomando (o lo estaba pensando) la carrera de nuevo.
Y en medio de todo esto, tiene tiempo para escribir un libro de historia!!!
Es increíble.
Emilio, un abrazo, y mucho ánimo y suerte con lo que hagas.
Un saludo.

javi dijo...

¡Qué crack!
Por lo que cuentas, Emilio es de esas personas a las que nunca dejas de admirar.
Saludos Isabel, de un estudiante de Valencia!

Ana dijo...

isabel ...hace mucho que no se sabe de ti. Como te va la vidad?? No olvides a los otros amigos. Un besito

Anónimo dijo...

¡Emilio firma en la feria del libro! Es en el stand de UDL, el sábado 9, de 12 a 14.