30 diciembre 2007

Roscón de reyes

El roscón de reyes es un dulce típico español e hispanoamericano. En el fondo es bastante parecido a un enorme bollo suizo, solo que algo más seco (por lo que se suele rellenar con nata montada o distintas cremas) y con un característico aroma a naranja y azahar. Se suele tomar en el desayuno y la merienda del día 6 de enero, casi siempre acompañado de chocolate caliente. Tradicionalmente contiene alguna pequeña sorpresa dentro de la masa, generalmente un muñequito o figurita de diminuto tamaño, y un haba. Según la tradición, a quien, en su trozo de roscón, le toca la sorpresa, se le nombra "rey por un día" (figuráos), y a quien le toca el haba, le toca pagar el roscón del año siguiente.

Según la Wikipedia, el origen del roscón parece estar relacionado con las saturnales romanas, fiestas dedicadas al dios Saturno para celebrar los días más largos que empezaban a venir tras el solsticio de invierno. Para estos festejos se elaboraban unas tortas redondas hechas con higos, dátiles y miel, que se repartían por igual entre los plebeyos y esclavos. Ya en el siglo III, en el interior del dulce se introducía una haba seca y el afortunado al que le tocaba era nombrado rey de reyes durante un corto periodo de tiempo establecido de antemano. Felipe V importó de Francia a España esta tradición del roscón que allí se conocía como "Galette des rois" ("Galleta o pan de los Reyes Magos"), para culminar las fiestas navideñas. El pastel estaba cubierto de frutas escarchadas y tenía escondido en su interior una pequeña sorpresa, a veces de gran lujo y valor.

Como este año me toca invitar a mí (ya sabéis lo afortunada que soy con eso del azar), el roscón lo he hecho yo (faltaría más...). Así de paso le he sacado partido a una maquinita que me han regalado y que es muy útil a la hora de amasar y levar.

Venga... ¡esa recetita navideña! Dedicado a los golosos.

Ingredientes:
  • 20 ml de crema de ron (o ron)
  • 20 ml de agua de azahar (de venta en farmacias e hipermercados) o de licor Marie Brizard
  • 100 ml de leche entera
  • 2 huevos batidos
  • La ralladura de media naranja y medio limón
  • 3 cucharadas de mantequilla, derretidas en el microondas
  • 1 cucharada de miel (mejor si es miel de caña)
  • Entre 80 y 100 g de azúcar blanca, según gustos
  • 420 g de harina de fuerza (se vende, de la marca Harimsa, en Carrefour y otros)
  • 1 sobre (5,5 g) de levadura seca activa de panadero (por ejemplo, la de marca Maizena)

Preparación:

Si se tiene maquinita panificadora, colocar primero los líquidos y luego los sólidos en la máquina, y amasar con un programa de masas básicas (en la mía, el programa 13, que dura 1 hora 35 minutos, y amasa-leva-desgasifica 2 veces). Si no se tiene maquinita, sobre una superficie enharinada y amplia hacer un volcán con la harina, colocar en el centro progresivamente los ingredientes (del más sólido al más líquido) y amasar a mano hasta tener la masa hecha una bola elástica, dejando levar a continuación en lugar cálido durante 40 minutos, y re-amasando y volviendo a dejar levar otra vez otros 40 minutos.

A continuación engrasar una placa de horno o rustidera y estirar la masa dándole forma de rosca. Esconder dentro de la masa la sorpresita o el haba si se desea. Colocar sobre la rosca frutas escarchadas o almendras laminadas, según gustos, además de azúcar mojada. Dejar levar otros 25 minutos más, tapada con un paño ligero para que no se seque con posibles corrientes.

Antes de meter al horno, pintar la superficie con una brocha suave y huevo batido o mermelada rebajada con agua. Hornear aproximadamente 30 minutos a 180º (vigilarlo, puede que necesite más o menos tiempo según el horno).

¡¡Se recomienda no tener a las vecinas cerca si el olor sale por la ventana!!

Nota: la reflexión económica del día. Dejando a un lado el gasto en electricidad, que no siempre es calculable... ¿¡os dáis cuenta del margen de beneficio que tienen los supermercados con cada roscón que venden!? Si hablo de lo que me cuestan a mí los ingredientes, van 50 céntimos de harina, 10 céntimos de azúcar, 30 céntimos de huevos, 30 céntimos de levadura, 8 céntimos de leche... y me niego a calcular cuánto cuesta un chorrito de ron, etc. ¡Ayer le cobraron a mi hermana 5 euros por un roscón 3 veces más pequeño que el que os describo! ¡Y sin relleno! Están locos estos romanos...

26 diciembre 2007

Año nuevo, suscripción nueva

Los buenos propósitos para año nuevo son casi patrimonio de la Humanidad. ¿Quién no se ha propuesto alguna vez dejar de fumar en año nuevo, o ponerse a dieta, o apuntarse a inglés, o al gimnasio...? Un deseo general de muchos residentes es "leer más" a partir del nuevo año, e incluso he llegado a oir lo de "empezar a leer algo". Porque, no nos engañemos, a veces la vida de residente no te deja tiempo ni para estudiar. Y mira que es necesario...

Una forma de "obligarse a leer" es suscribirse a una revista. Y el año nuevo es, por supuesto, el momento ideal. Todas las revistas publican sus nuevas tarifas e incluso algunas de ellas anuncian tentadoras ofertas para residentes. Claro está, siempre existe la posibilidad de leer artículos a través de la Biblioteca Virtual de la Agencia Laín Entralgo, o de otras bibliotecas algo más piratillas, pero no son pocos quienes dicen que si no les llega la revista impresa a casa no leen, dado que por pereza nunca llegan a sentarse delante del ordenador, y que aún así prefieren el tacto del papel en los dedos (qué le vamos a hacer, somos de la vieja escuela aunque nos pese) y poder subrayar y anotar en el margen.

El año pasado me apunté a la revista AMF, publicación española, con esa sana intención de obligarme a leer algo sobre temas básicos. El resultado ha sido regular. La publicación en sí misma no es mala, los contenidos pueden ser interesantes, las revisiones sobre temas básicos suelen ser bastante claras. Es destacable la sección de Rafa Bravo en la que se hace un resumen de las novedades leídas en internet en el último mes. O la recopilación de casos clínicos en la web de la revista. O su idea de repasar los principios de radiología básica, también sólo en la web.

Sin embargo, he encontrado muchas pegas a lo largo del año:

- Para empezar, la formalidad. No me parece lógico que una revista que ni siquiera tiene que imprimir un número mensual (puesto que son 10 anuales) llegue tarde a todos y cada uno de sus números. Cada ejemplar lleva el nombre de un mes y llega por correo dos meses más tarde, véase, el número de septiembre no me llegó hasta finales de octubre a mi casa. Por cierto, que para más inri se perdieron tres números por el camino y los tuve que reclamar. Además, aún estoy esperando el dichoso diploma acreditativo de la primera evaluación, la de enero a junio. Imagino que se lo habrá quedado el cartero porque le habrá gustado.
- El precio. A pesar de lo explicado, han debido pensar que merecen más de lo que ganan, porque si quiero renovar mi suscripción este año deberé pagar 56 euros más que los que pagué el año pasado (¡¡!!). Pasaría de pagar 79 euros a pagar 135. Esto se debe a que el año pasado se me hacía tarifa de residente socio de SEMFYC (ya hablaremos de SEMFYC otro día), mientras que el segundo año, mágicamente, uno debe dejar de ser residente o algo así, y dejan de hacerle ese descuento. De modo que si uno sigue siendo socio de SEMFYC pasa a pagar 101 euros (que ya está bien, la subidita), y si no lo es, 135. Un despropósito.
- El medio de evaluación. Resulta que si no tienes Windows instalado no puedes optar a los créditos de su programa de formación continuada, porque no evalúan a través de internet, sino utilizando un CD con un programa instalable. Vaya tela. Y para colmo va una y se entera de que los créditos, a los residentes, no nos sirven de nada. Al menos en la OPE de Madrid.

Sin embargo su servicio de atención al suscriptor es bueno. Cada número perdido que les he reclamado lo han reenviado lo antes que han podido. Y los errores que he encontrado en los artículos de revisión leídos en internet los han corregido en cuanto les he avisado, antes de que saliese en el correo la versión impresa. Sólo me están decepcionando claramente en estos días, en los que les estoy llamando para que me digan qué hacer para cancelar la suscripción, y no me cogen el teléfono.

Adivináis que me estoy proponiendo cambiar de revista. Impresa, claro está. Porque acceso a revistas online tengo "todos y más". Es por aquello de tocar papel :) ...

Condiciones que he escogido a la hora de rebuscar entre las revistas candidatas:

- De reconocida calidad (lo que normalmente llamaríamos "de renombre", pero sin esa connotación un tanto casposa).
- En inglés y/o francés. Que lo de leer en español es muy cómodo, pero se aparta de la realidad. Hay que manejarse en idiomas. Sobre todo si una pretende escribir algún día.
- Ámbito: clínico y generalista. Revistas del campo de la atención primaria o la medicina interna.
- Periodicidad: al menos, mensual. Salvo que el precio sea tan bajo o la calidad tan alta que compense el hecho de tener menos de 12 números al año.
- Precio máximo: el de los 135 euros famosos por año. Y debe permitir pagar la inscripción mediante tarjeta de crédito o mediante domiciliación, me niego a andar haciendo transferencias o enviando cheques o giros.
- De preferencia, europea. Que al fin y al cabo tocará más de cerca la problemática local. O americana como segunda opción.
- Requisito mínimo: que sea papel+online, deseable papel+online+pda. Si además tiene casos clínicos online, podcasts, u otros extras, mejor que mejor. Será motivo de exclusión el ser sólo online, sólo papel o no tener medios de contacto virtuales (paso de tener que mandar un fax para cualquier pregunta, lo siento, vivo entre la web y el correo electrónico y dispongo de poco tiempo para trámites).
- Y bueno... si es una de las que no podemos leer a través de la BVALE, pues al menos ampliamos horizontes...

Las nominadas son:

- The New England Journal of Medicine: 124.8 euros, precio para residentes, online + papel. 52 números, semanales. 20 créditos de formación médica continuada. Amplio contenido extra en su web (vídeos, presentaciones de diapositivas, entrevistas...). Tenemos acceso en la BVALE pero sólo desde el año 96, y además con 3 meses de retraso y por Proquest (muy incómodo para ver tablas y figuras), además de excluir el acceso a los extras.
- ACP Journal Club: 71 dólares, lo que equivale a 48 euros. Bastante bien de precio, puede compensar el que sólo sean 6 números anuales. Hace año y medio que dejamos de tener acceso a través de la BVALE, quizá porque las revisiones eran tan específicas que sólo eran útiles para citarlas.

Y las excluídas:

- Por precio: British Medical Journal, Evidence Based Medicine, Canadian Family Physician, Annals of Internal Medicine, Family Practice, Australian Family Physician...
- Por otros motivos: Bandolier (ha dejado de tener edición en papel)

O me he puesto muy exigente, o hay pocas opciones. Todo parece apuntar a que la mejor opción es el NEJM. Os pido vuestra colaboración, si conocéis alguna otra revista que cumpla las condiciones... ¿podéis decírmelo, antes de que se acabe el año?

23 diciembre 2007

Desafortunada en el juego...

... y no sigo, para evitar convertirme en una "hereje" del refranero español.

He estado un poco triste estos días, sobre todo ayer, y mis amigos conocen el auténtico motivo. Que no es precisamente el hecho de que no me haya tocado la lotería.

No suelo jugar. Aunque hace un par de años que mi círculo de amigas más cercanas decidió que estaría bien jugar un décimo juntas, y por no desentonar decidí participar. Así, creo que entre unas cosas y otras he gastado 9 euros en lotería este año. No es que sea mucho. ¿Que podría haber hecho con esos 9 euros si no los hubiera gastado en lotería?

- Comer en el VIPS o engullir en un restaurante chino
- Desayunar en la cafetería del hospital en las guardias de 24 horas que me tocasen los siguientes 6 a 9 meses
- Pagar aproximadamente 1 semana de transporte público
- Pagarme un billete de ida al pueblo de mi padre (a no ser que haya subido de precio)
- Pagar la factura del móvil de este mes
- O hacer una larga llamada de teléfono a esas personas con las que hace tanto tiempo que no hablo y a las que no suelo llamar con tranquilidad porque no me sale precisamente gratis
- Comprarme una camiseta en las rebajas
- Regalarme a mi misma unos pendientes o un pintalabios nuevo
- Ir a la peluquería
- Darme una sesioncilla de "SPA"

Y un largo etcétera.

No le voy a dar más vueltas, dado que ya no sirve de nada. Sólo sé que el próximo día que comience con el mal pie con el que comenzó el de ayer (nada más despertar estrellé el despertador contra el suelo de la habitación por accidente), procuraré quedarme en casa. No sea que, además de no tocarme la lotería, haga alguna otra tontería que haga sentir mal a alguien más. Él, que me está leyendo sabe de qué hablo. Lo siento.

02 diciembre 2007

Programa doble


Este año, a petición popular, tendremos programa doble para poder volver a ofrecer el Concierto para Clarinete de Artie Shaw a todos aquellos que nos lo pidieron. Es una pieza poco ejecutada y poco grabada, pero que merece la pena haber oído al menos una vez.

Así que os dejo aquí la invitación al Concierto de Navidad 2007. O mejor dicho, LOS conciertos de navidad. Que se adelantan un poco en fecha para poder ser dos. Valga la redundancia.

18 noviembre 2007

Control de la publicidad de fármacos - ficha 2 - Celecoxib.

¿Por qué retiraron esta pieza publicitaria de Celecoxib?

1) Por generalizar lo que no se debe. No es lo mismo "algún AINE" que "los AINE". Al igual que no es lo mismo "algunos AINE en algunas circunstancias y dosificaciones" que "los AINE".

2) Por decir mentiras. Es imposible demostrar igualdad en contraste de hipótesis; si no se consigue demostrar diferencia es, mientras no se demuestre lo contrario, por falta de potencia del estudio o por mal diseño del mismo. Por tanto, decir que su fármaco muestra un perfil de aumento del riesgo CV "similar" al de "los AINE" es una falacia, por no llamarlo abiertamente una tomadura de pelo.

Os la dejo para que la analicéis detenidamente.

Fuente: lista de distribución de la Subdirección General de Control Farmacéutico y Productos Sanitarios (controlpublicidad@salud.madrid.org)

15 noviembre 2007

La ruta de las tallas grandes

Como a un médico de familia le conviene saber de todo, y dado que puedo aprovecharme de mi experiencia personal al respecto, creo que os voy a hacer una "revisión" de tiendas de ropa de tallas grandes para mujer. Seguro, seguro, que tenéis pacientes jóvenes que se quejan de no encontrar la ropa adecuada, y mientras consiguen bajar peso prefieren verse bien a deprimirse. O pacientes con problemas de dorsalgia y cervicalgia secundarias a sostenes de tallas inadecuadas. Os voy a dar uno de esos recursos informativos tan preciados, mi colección de tiendas favoritas en lo que a tallas grandes se refiere (siempre hablando de ropa de precio más o menos normal, nada de grandes diseñadores fuera del presupuesto habitual, como Elena Miró, creadora de modelitos como este que véis a la izquierda).

Lo malo es que me lo ponen muy difícil muchas de estas tiendas a la hora de elaborar el post. Clama al cielo la absoluta ausencia de fotos de sus productos de tallas grandes en las webs. Lástima, con lo monos que son algunos...

1.- C&A. Empresa de origen holandés. Me encanta su política. Aparte de tener una sección específica de tallas grandes (que quizá sean muy grandes), en cada una de sus secciones habituales se encuentra todo el espectro de tallas (de la XS a la XXL). De especial interés la amplia gama llamada "Yessica" o la desenfadada "Clockhouse". De modo que si tienes una talla hasta la 54, puedes vestirte con los modelos de precio normal, y si necesitas más talla puedes recurrir a una colección un poco más cara. Gracias a ello, en esta tienda siempre encuentras ropa para cualquier edad, tanto para jovencitas como para señoras maduras, porque todos los estantes (con muy pocas excepciones) tienen variedad disponible. Pretenden así apostar por una autoimagen saludable de sus clientas. Precios de ejemplo: unos 20 euros por una blusa, unos 30 euros por unos vaqueros elásticos; grandes descuentos en épocas de rebajas (hasta un 50%) pero para esas fechas quedan menos tallas.

Es, además, un sitio perfecto para adquirir lencería cómoda, duradera y bonita. Por 15 euros tienen sostenes de todo tipo (deportivos, reductores, balconet, especial para camisetas, sin costuras, de realce...) y tallaje, pero además disponen de una colección especial en copas grandes de la D a la F (mucho ojo a la diferencia entre talla grande y copa grande), que por un precio levemente mayor presenta modelos lindísimos que no encuentras en ningún otro sitio.

De calidad, estupenda. Me han durado prendas compradas allí años y años. De hecho, la mayoría me las he terminado cargando yo, al romperlas por accidentes, enganchones... Los abrigos, por ahora, resisten inmutables.

2.- H&M. Suecos. Creadores de la línea "Big Is Beautiful". Estéticamente menos logrados y con menor variedad, pero también tienen modelos útiles para el día a día. Su especialidad son los pantalones, de los que siempre habrá donde escoger, al menos, vaqueros, pantalones de pana, y modelos de temporada (de lino, de deporte, con bolsillos laterales, arrugables en la pierna y toda suerte de inventos). Sus camisetas también salen buenas, siempre que las quieras para vestir de sport. Ojo, hay que probárselo todo. He llegado a comprar una camiseta muy básica para fondo de armario en 3 colores diferentes... cada una de una talla distinta. Se conoce que los diferentes tintes y estampados modifican la elasticidad de los tejidos. Precios: algo careros para los pantalones (mínimo 30 euros la pieza fuera de rebajas), pero con camisetas muy asequibles. Casi siempre disponen, además, de vestidos especiales para la temporada (por ejemplo, en lino ibicenco blanco para el verano). Estos sí que se suben de precio (en torno a 50 euros la pieza).

Muy en su contra tienen un pequeño detalle: las tallas grandes son una sección específica, y desgraciadamente no está disponible en todos sus establecimientos. De modo que hay que consultar su web antes de arriesgarse a ir de compras a un centro nuevo. Ah, y por ahora yo no diría que cuenten con lencería grande (corregidme si me equivoco).

3.- KANAK. Empresa catalana. Moda 100% grande. Se lanzó a la fama cuando "Rosa de España" comenzó a actuar con sus modelos puestos en la televisión. Va en cabeza en lo que respecta a mostrar su catálogo al mundo exterior y en ponerlo a la venta online, en fiabilidad de las tallas (os prometo que compraría online con toda tranquilidad, si eres talla L lo eres para todos los pantalones) y en buscar la juventud de los diseños. Sería mi favorita si no tuviera dos graves fallos: no tienen sección de lencería, y como aún dispone de pocas tiendas ha acabado siendo de las más caras. Lo que es una gozada es ir allí en época de rebajas. Venden incluso calzado de tallas grandes (ejemplo: botas altas con caña ancha) y complementos que tiendas como H&M olvidan (¡cinturones! ¡bikinis!).

Me gusta para dos cosas: para reponer fondo de armario en las épocas de buen precio (pantalones básicos, leggings, camisetas para salir) y para comprar prendas que necesitas excepcionalmente y por las que no te importa pagar un poco más aunque sea fuera de rebajas: un vestido para una ocasión especial, un conjunto algo más rompedor, un buen abrigo o chaqueta difíciles de encontrar... Para muestra, un botón. Jamás en la vida había conseguido comprarme una chaqueta vaquera hasta que fui a Kanak. Ahí queda eso.

4.- Kiabi. La he conocido recientemente. Poco publicitada y difundida aún en España, es de origen francés, y parecida gama a la de Primark (económica); dispone, sin embargo, de diferenciación "XL" en las prendas de tallas especiales. Que además suelen ser algo más caras. Pero al menos tienen catálogo y lo exhiben alegremente. Cuando en España tengan más alcance mediático y se disponga de compra online, como ocurre en Francia, se llevarán el gato al agua. Nota: aceptan vales de Ticket Top Premium, de Accor Services.

5.- Primark, también conocido como Penneys en Irlanda. Económica. Siempre llena de gente. Le ocurre lo que a C&A, su gama de tallas es amplia por sí misma (aunque en esta ocasión no tienen sección de tallas grandes per se). El tallaje es británico (tallas hasta la 20-22 en algunos modelos) y bastante preciso. Y disponen de lencería, aunque de menor calidad que la de C&A. Se rigen por un código ético que recuerda mucho a los principios del comercio justo. Su gran error: no poner ni media imagen en su web. Y disponer sólo de 2 tiendas en España.

6.- Unua. En el mercado Puerta de Toledo, de Madrid. Aún no tienen web (¿no pensarán tenerla?). Es un "outlet" de las mejores marcas de tallas grandes, algo así como un "Factory" monotemático. No lo he visitado todavía pero estoy planeando ir. Si encuentro cosas interesantes os avisaré. A muchas nos dolió la desaparición del outlet de Elena Miró del Factory de Getafe. Espero que se haya "trasladado" su stock sobrante allí.

7.- Etam. Lencería. España se les resistía. Durante mis visitas al Reino Unido disfruté viendo sus colecciones de copas grandes con puntillas bordadas en colores alegres. Pero nunca acababan de llegar aquí. Ahora, tímidamente, sacan la cabeza para ver si consiguen algo. Son carillos. Pero pueden resultar útiles para una ocasión especial. Aceptan tickets Accor.

8.- Millennia Para quienes no contaban con encontrar ese sujetador sin tirantes, o con tirantes cruzados, o multiposición... Siempre les quedará Millenia. Ciertamente una tienda no muy económica, pero con gran variedad, y donde las vendedoras están realmente bien formadas en lo que es el producto, y te saben aconsejar sabiamente. No quiero extenderme mucho sobre ellos, dado que llevan 3 años con la web en construcción y me sienta mal no poder poner un par de imágenes. Precio medio para un sujetador algo sofisticado (ej. microfibra con tirantes multiposición, en copas grandes): 40 euros.

Si tengo un rato seguiré ampliando.

12 noviembre 2007

Agotada


Me fallan las fuerzas. Llevo prácticamente 2 semanas trabajando sin descanso. Cada mañana llego la primera a la planta de medicina interna, abro el despacho, busco las carpetas, compruebo que no ha habido avisos urgentes esa noche, saco del ordenador las pruebas diagnósticas pendientes que hayan podido ser informadas durante la tarde del día anterior, busco paciente por paciente otros resultados pendientes en pruebas muy anteriores... Perseguimos a enfermería para conseguir las constantes de los pacientes... hacemos rápidamente las historias a los nuevos ingresos... pasamos visita, anotamos los cambios, reclamamos pruebas pendientes, hacemos unidosis, solicitamos nuevas pruebas, repartimos informes a los que se van de alta...

Si hay suerte acabo a las 3. Si no, igual tengo que comer en quince minutos. Después, cursos obligatorios del área de primaria o cursos de doctorado. Algunos de ellos sin siquiera pausas para tomar el aire. O a lo mejor me encuentro con que tengo 2 ó 3 guardias en esa semana. Y me tiro de los pelos al comprobar que no puedo descansar tampoco por las noches, porque las 2 guardias de esa semana han sido de las malas. Para colmo, "por cortesía" existe la costumbre de pasar visita el fin de semana; de modo que las dos últimas semanas me he tenido que quedar, saliente de guardia, a repetir todo el proceso de un día hábil normal, pero yo sola (sin adjunto y sin R pequeño).

Además de tener que pasar las guardias peleándome con todo el mundo. Sobre todo con los radiólogos. Tener que rogar para que le hagan una TAC a un paciente con disnea y un D-dímero de 7. O para que me informen una placa en la que se ve una sospechosa masa pulmonar.

La piel se me cuartea. Me pregunto por qué, y analizando detalles me doy cuenta de que en los días que "vivo" en el hospital apenas bebo 500 cc de agua. Eso cuando una limpiadora despistada no aprovecha para tirar mi botella de agua a la papelera.

Engordo. ¿Por qué? Pues porque de manera invariable, la cafetería te pone de segundo plato cosas fritas. Patatas fritas, san jacobo frito, nuggets fritos. Se ha llegado incluso a dar la circunstancia de tener 2 guardias en un mismo fin de semana y comer las mismas cosas fritas ambos días. Te racanean el postre. ¿Qué clase de postre es una mandarina? Deberíamos poder coger un buen puñado de ellas, con tantas horas como trabajamos. ¿Ensaladas? Creo que las del viernes se reciclan todo el fin de semana. Sinceramente, no es esa mi idea de los vegetales frescos.

Mi ánimo decae. Paso semanas enteras sin ver la luz del sol, puesto que llego al hospital cuando aún no ha amanecido, y vuelvo a casa, en el mejor de los casos, cuando ya ha anochecido (o cuando aún no ha amanecido, si tengo la suerte de estar saliente de guardia y poder volver a casa). Además, todos sabemos que en las urgencias de mi hospital no hay ventanas.

Me pregunto si además estaré desarrollando un déficit de vitamina D. Como si no tuviera bastante con mi déficit crónico (e inexplicado) de B12.

¿Sabéis qué es lo que peor llevo? Que para colmo no te faciliten nada. Que le pida prestado el pulsi a mi adjunta para pasar planta el fin de semana y me lo niegue (con el desamparo que esto conlleva). Me he tenido que comprar uno de mi bolsillo. Que pida un uniforme para ponerme y los del hospital no me lo quieran dar porque soy residente de familia, y los del área de primaria tarden meses en dármelo porque están tranquilos pensando que mientras tanto nos los dan los del hospital. Que solicite mis días libres y me digan que no me los puedo coger porque la adjunta se va a un congreso en Barcelona. Que nos quedemos solos los residentes sin tutorización cuando ella tiene que atender su consulta semanal. Que se ponga mala una de las pacientes de la planta, llames a la adjunta a la consulta, y te diga que te busques la vida. Que preguntes al adjunto de al lado y te diga lo mismo. Estoy harta.

Una se cansa de todo esto, sobre todo de la insolidaridad con los compañeros o con los residentes. Lo siento, no soy animal de hospital. ¡Quiero volver al centro de salud! Os echo de menos, Francho, Maria José, Óscar... ¡Cuánto me apetecería estar por allí, con vosotros y con mis Rs pequeñas!

27 octubre 2007

Un paseo por YouTube

¿Qué creéis que ocurre cuando buscáis la palabra MÉDICO en YouTube? Pues aparte de aparecer unos cuantos vídeos de reggaeton, damos con algunos sketches memorables de la producción española y extranjera. Os dejo unas cuantas joyitas...



Durante la rotación en M. Interna una se identifica plenamente con la desesperación de este pobre "residente quemado"... jejeje... pero por Dios, que no grite tanto, que de oírle me duele la garganta hasta a mí...



Un chequeo médico de empresa. Jejejeje, si todos se hicieran así...



El dolor de la Blasa. ¿Quién no ha tenido alguna vez un paciente que le explica su problema como lo explica esta buena señora? :)



Un poco de desfase surrealista...



Cuidadín con el manejo de los tiempos en la conversación con el paciente. Y con los distractores externos. :D

26 octubre 2007

Más vale tarde


Quizá sea tarde para avisar, pero yo lo intento: mañana, último concierto del ciclo del Barrio de las Letras en Madrid. La Banda Sinfónica del Ateneo Cultural Primero de Mayo actuará a las 12.00 (mediodía) en la Plaza de Santa Ana si la lluvia no lo impide, jeje. Sentiremos destrozar obras tan conocidas como Ayamonte, En Er Mundo, Concierto Caribeño, El Huésped del Sevillano, Band Fever o Count Basie Salute. Por allí os esperamos :)

16 octubre 2007

Control de la publicidad de fármacos - ficha 1 - Risperidona.

Dentro de un curso del programa de formación común para residentes organizado por la Agencia Laín Entralgo, "Actualización en farmacoterapia para residentes", nos dieron hace unos días la posibilidad de apuntarnos a una lista de correo en la que se distribuyen, de manera muy informativa y didáctica, fichas explicativas de por qué se retiran de la circulación ciertas piezas publicitarias de los diferentes laboratorios farmacéuticos.

Me parece de interés general para los residentes y futuros residentes que por aquí pasáis, así que a partir de ahora abro una nueva sección para recopilar las fichas que nos envíen y mostrároslas. Ciertamente no sé cómo facilitaros que vosotros mismos os apuntéis a la lista de correo, dado que yo me apunté en las circunstancias que os explico y rellenando un formulario de papel. Si os interesa, probad escribiendo al email que aparece en el pie de las fichas. A lo mejor es ahí donde hay que dirigirse.

Aquí os dejo la primera ficha explicativa, acerca de una pieza publicitaria de risperidona no genérica que fue retirada en 2006.

Fuente: lista de distribución de la Subdirección General de Control Farmacéutico y Productos Sanitarios (controlpublicidad@salud.madrid.org)

12 octubre 2007

RCP

Como os comenté, no fueron aquellos casos los únicos que me pusieron de los nervios la otra noche.

Calculo que serían las 17.00 h cuando, mientras exploraba a la señora de la ACM isquémica en el box 12, la señora de la cama de al lado (pues había en esos momentos 2 camas por box, de tantos pacientes acumulados que teníamos) me preguntó qué hora era.

- Pues no se lo sé decir con seguridad... fíjese, no llevo ni reloj.
- Hija, es que me han ingresado, estoy esperando a que me suban a la planta, y aún no sabemos nada
- Siento no poder ayudarla - ciertamente me era imposible, a no ser que dejase caer a la señora afásica sobre la cama (a veces tienes que sujetarlos tú para que no se caigan mientras les auscultas)
- Es que los números de este reloj que llevo son tan pequeños...

Y siguió con sus ojillos entornados, mirando la minúscula esfera, al tiempo que yo seguía auscultando a la otra paciente desde el otro lado de la otra cama.

Ya casi ni me acordaba de ella, porque me había liado con el resto de los pacientes que os conté. Cuando de pronto, más o menos una hora más tarde, sonó el timbre de la emergencia, y constaté, atónita, cómo sacaban a la señora del reloj desde el box 12 hacia la sala de paradas. Poco les costó desengancharla, puesto que sólo tenía puestas unas gafas nasales, y era mi paciente (la del infarto en la ACM) la que estaba monitorizada.

Los Rs de pecera fuimos también tras la camilla y, al llegar a la sala de emergencias, nos situamos alrededor por si podíamos ser de utilidad. Una de las adjuntas me pidió que fuese leyendo en voz alta la historia de aquella anciana mientras ella intubaba, puesto que, al ser una paciente ya ingresada, ninguno de nosotros la había atendido y por tanto no sabíamos qué le pasaba. La mala suerte había querido que se parase en el tiempo que esperaba a que la subieran a la planta, a pesar de que la habían ingresado los del turno anterior.

Comprobé, atónita, que se trataba de una señora con una insuficiencia cardiaca (por antigua isquemia) reagudizada, que había entrado en edema agudo de pulmón, pero que, a pesar de todo, se encontraba estable un rato antes.

A todos se nos pasó por la cabeza el posible mecanismo de la entrada en parada. En una paciente isquémica antigua, probablemente se habría producido una fibrilación ventricular. No obstante, cuando le colocaron el monitor de la sala de emergencia, lo único que pudimos ver fue una desoladora asistolia.

No obstante, el procedimiento exigía comenzar maniobras de RCP, dado que nadie sabía cuánto tiempo llevaba en asistolia. La adrenalina que le íbamos inyectando era poca para la que teníamos todos los demás circulante.

Las recomendaciones del ERC para la RCP intrahospitalaria incluyen, entre otras, cambiar a la persona que da el masaje cardiaco cada 2 minutos. Eso implicó que todos los residentes y adjuntos de pecera tuviéramos que colaborar en aquel trance, a pesar de que intuíamos que la señora no saldría de la parada.

Perdonad que, una vez más, aproveche un post para protestar.

- ¿Por qué se permite que haya 2 pacientes en cada box de urgencias, obligando así a dejar a uno sin monitor? ¿Por qué, si a veces se dejan 2 pacientes por box, no hay 2 monitores por box? Quizá el gerente debería tener en cuenta que no es lo mismo una arritmia desfibrilable que una asistolia, y que la diferencia entre un final feliz y otro pésimo pueden ser unos segundos de pitidos locos de un monitor.
- ¿Por qué se permite que haya personal tan insuficiente en la urgencia de un hospital, hasta el punto de que una persona que debe ser ingresada pueda estar esperando 2 horas a que la suban a planta? ...Aunque todos comentaron esa noche que es mejor pararse en la urgencia que en la planta, porque PARA COLMO no se dispone de un carro de paradas por planta.
- ¿Por qué algunos residentes llevamos casi dos años trabajando en el hospital sin haber recibido ni un puñetero curso de RCP avanzada por parte de la gerencia? Gracias al cielo nos solemos buscar bien las castañas, y el que no ha pertenecido a Cruz Roja o Protección Civil, ha participado en cursos patrocinados por empresas farmacéuticas (más vale esto que no saber intubar en un momento de necesidad). Pero, para que os hagáis una idea de la magnitud del problema, aún hubo un residente que comenzó a dar masaje y contaba sólo hasta 15 antes de parar un instante para permitir ventilación. Cuando, desde 2005, la relación recomendada compresión-ventilación es de 30:2 según el ERC.

Para nuestra tristeza y cansancio, la asistolia no pasó a FV en ningún momento, y los intentos de reanimación fueron infructuosos.

Os animo a que os actualicéis un poco y os leáis las recomendaciones quienes no las tengáis "frescas". Así si os ocurre algo parecido, al menos tendréis la serenidad de saber que lo que hacéis es lo más útil que se puede estar haciendo.

06 octubre 2007

Oneesan

No sabéis lo movida que resultó la guardia de ayer, la segunda desde mi vuelta al hospital de adultos. Me tocaba estar en la pecera (pacientes encamados), lo cual tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Lo bueno es que los pacientes están tumbaditos y se dejan explorar y vampirizar sin casi oponer resistencia, porque suelen llegar bastante pachuchos. Lo malo es que a veces te encuentras con patologías que preferirías no encontrarte. Y no sólo tú, como demostraremos a continuación, sino también quienes tienen que tratarlas después de que tú las diagnostiques.

Debo ser gafe. O tener suerte. Una amiga residente de oftalmología, que se aburría un poco durante la guardia y se había venido a la pecera a hacernos compañía, comentaba que parecía que atraía a los casos raros hacia mi.

Imaginad que tenéis delante un señor de 34 años (joven... cosa rara en la pecera) con una sensación vertiginosa tan intensa que es incapaz de levantar la cabeza de la almohada. Y que lleva así casi una semana, a pesar de estar haciendo correctamente el tratamiento habitual. Imaginad que el paciente os lo han pasado como "sensación de inestabilidad" y que cuando lo exploráis encontráis un nistagmo vertical que os pone los pelos de punta. Más que nada, porque el nistagmo vertical suele ser indicador de procedencia CENTRAL del vértigo. Para quienes no sepan de qué les hablo: un vértigo periférico es una sensación de que el mundo da vueltas, causado en general por alguna alteración benigna en el oído interno; pero un vértigo central es algo bastante peor, porque la causa suele estar en el encéfalo, y no en pocas ocasiones equivale a tener una esclerosis múltiple o algún tipo de tumor.

Alarmada, pedí una TAC para el caballero; en urgencias no tenemos acceso a RM, lo que habría sido lo ideal. De paso se le administró una nueva dosis de sulpirida. Y sucedió lo que no debería haber sucedido: cuando el radiólogo llamó para pedir que llevasen al señor a la sala de TAC, ningún celador estuvo disponible para acercarle en 2 largas horas. Tanto fue así, que le hizo efecto la sulpirida y, al sentirse algo mejor, el paciente solicitó el alta voluntaria. Mira que le insistí en que se quedase, porque podía tener alguna patología importante. Pues no quiso. Y se marchó a la calle con su vértigo central disimulado por el Dogmatil.

Me sentí fatal tras eso, pero tendríais que haber visto mi cara cuando, otras dos horas más tarde, apareció por allí el celador preguntando por el paciente. Menos mal que me controlo, porque con ganas le habría dicho cuatro palabras. Preferí pensar que en esas 4 horas había estado haciendo múltiples tareas muy urgentes.

La cosa sólo acababa de empezar. A continuación llegó una señora muy mayor (creo recordar que rondaba los 90 años) enviada desde una residencia de ancianos, que llevaba afásica al menos 24 horas, y con disminución de su nivel habitual de consciencia. Se había dado dos golpes en la cabeza previamente, y estaba antiagregada con Tromalyt. Esto quizá habría sido motivo más que suficiente para que la hubieran atendido los neurocirujanos, pero claro, como los traumatismos habían sido causados por algo que parecían síncopes vasovagales, la pasaron a la zona de medicina. Esto, como mucha gente sabe, suele retrasar las cosas. Porque a una petición de TAC por parte de un neurocirujano los radiólogos suelen darle prioridad. Pero también porque pedir un celador desde cirugía suele ser más efectivo que pedirlo desde medicina, donde hay una cantidad infinitamente mayor de pacientes a trasladar de un lado a otro. 5 o 6 horas más tarde se descartó que la señora tuviera un hematoma, y se confirmó que lo que tenía era un ACV isquémico de la arteria cerebral media izquierda. Llamé a la neuróloga y se hizo cargo de la pobre señora, no sin antes intentar desviarla a medicina interna por tener una fibrilación auricular no conocida (aparentemente, esa había sido la causa de los síncopes y del propio ACV). Menos mal que el intento no le sirvió de mucho.

Ya empezaba a estar mosqueada por la manera en que todo el mundo trataba de escaquearse ayer. Apenas mencionaré el caso de la señora de 94 años que llegó de otra residencia por fiebre de 39ºC, hipotensión, vómitos y dolor abdominal de 24h de evolución. Tenía elevación de creatinina, transaminasas, amilasa, y una CK de 4500. Estaba anúrica. Le hicieron una TAC abdominal y resultó tratarse de una trombosis del tronco celíaco con isquemia generalizada de vísceras abdominales. Sabíamos que no se podía hacer nada, pero los cirujanos deberían haberse hecho cargo del ingreso, y también nos estuvieron toreando para ver si nos la quedábamos los de medicina (aclaro: al final cedieron).

La guinda del pastel la puso un caso raro que, por suerte, no ocasionó la estampida del especialista de guardia cuando se lo entregué en bandeja con el diagnóstico hecho. Un hombre de 61 años, sin antecedentes de interés (sin siquiera hipertensión, no fumador...), bastante culto, que llegaba acompañado por su hijo mayor y su ex-mujer, aunque guiándoles él a ellos porque no sabían ir al hospital. En realidad él no sabía por qué le llevaban, no se notaba nada raro (anosognosia). Llevaban varias semanas notándole "raro". No vivían con él, por supuesto, pero a veces le llamaban por teléfono. El hijo me contaba que le daba la sensación de que le evitaba, porque contestaba a sus preguntas con peroratas y perífrasis que se desviaban totalmente de lo que le había preguntado. Se imaginaba que había tenido algún problema grave y no se lo quería contar. Por ello, tras un tiempo de "evitación", el hijo fue directamente a verle a su casa. Y se encontró con que no estaba simplemente evitándole a él. Es que lo hacía con todo el mundo, y no parecía darse cuenta de que aquello era anormal.

Os transcribo brevemente mi primer contacto con el enfermo, mientras le preguntaba sus antecedentes personales.

- Bueno, cuénteme qué le trae por aquí, ¿qué le pasa?
- No, nada...
- ¿No se nota usted nada raro?
- No, nada, nada.
- Pero me cuentan sus familiares que le notan que habla raro.
- Sí, lo sé, no lo entiendo. Yo intento explicarles, obviamente, pero no sé... es como si... y no me creen.
- Dígame, ¿tiene usted, o ha tenido, alguna enfermedad importante?
- No... no.
- ¿Es usted hipertenso?
- No, no, nunca.
- ¿Diabético?
- Huy no, qué va.
- ¿El colesterol, lo tiene alto?
- Jamás lo he tenido.
- ¿Fuma?
- Qué va, hace ya seis... - y se quedó parado
- ¿Seis años?
- Sí
- ¿Lleva seis años sin fumar?
- Sí, sí, ya hace mucho.
- ¿Y de verdad nunca ha tenido ningún problema de salud?
- No, no, ninguno.
- Y en su familia, ¿ha habido algún problema grave?
- No, que recuerde.
- ¿Tampoco le han operado nunca de nada?
- Sí, sí. Tuve una vez... - se levantó la camiseta del pijama - me operaron porque tuve una... - se señaló la fosa ilíaca derecha - una cacharra de esas, que se hizo grande, grande, y se rompió, y estuve muy malo.
- ¿Una apendicitis? ¿Le operaron por una peritonitis?
- Sí, eso.

La conversación siguió por esos derroteros. Había algo muy sutil en su forma de relatar su historia personal. Al cabo de cinco minutos me dí cuenta de que, simplemente, le faltaban los sustantivos. Era capaz de hilvanar conversaciones largas siempre y cuando le fueses "rellenando los huecos" que le faltaban. A ratos se quedaba parado buscando una palabra, y como no la encontraba, empezaba a hacer circunloquios para intentar explicarla. Pero tarde o temprano necesitaba otro sustantivo, y el intento resultaba infructuoso. Era incapaz de nombrar correctamente un boli, a pesar de que lo reconocía y te decía "sí, claro, de siempre...", con cara de frustración. Sin embargo, le dabas el boli y podía escribir en un papel su nombre (el único sustantivo que conservaba!!) sin problemas. Lo mismo le ocurría con su ex-mujer. Era capaz de decir: "pues claro, si hace catorce... " (catorce años que se separaron). Pero no podía nombrarla.

Con estas, solicité una tercera TAC. Sospechaba algún problema en la ACM izquierda, nuevamente. Pero me quedé pasmada al ver las imágenes. No era un problema en la ACM izquierda. Era una masa hipodensa difusa en todo el hemisferio izquierdo, muy edematosa, que le desviaba la línea media y le dejaba prácticamente sin ventrículos. Tanto el radiólogo como el neurocirujano me confirmaron que parecía un astrocitoma grado IV (glioblastoma multiforme).

Me habría gustado que mis Rs pequeños hubieran podido explorar a este señor para ver si conseguían percibir la sutil alteración que presentaba. Pero la zona de rápidos (pacientes ambulantes) estaba a rebosar de pacientes, así que no llegaron a tener un rato para verle antes de que el neurocirujano le ingresase. El resto de la guardia de pecera fue un poco más tranquila y pude dedicarme a hacer de Oneesan (como me llamó ayer mi R pequeño favorito) resolviéndoles dudas hasta donde me era posible. La noche se alargó más de lo que me habría gustado, y hasta las 7.30 no pudimos descansar. Una vez más, en tan buena compañía no me habría importado estar despierta todo el tiempo que hubiese sido necesario. Pero tenía un concierto por la mañana y me estaba temiendo que iba a estar destrozada para tocar.

Gracias al cielo el concierto ha ido bien. Pero mañana tengo otra guardia de 24 horas y aún no me he recuperado del todo. Así que disculpadme si ahora os dejo y me marcho a cenar y a la cama, dejando para otro momento el relato de mi primera PCR+RCP intrahospitalaria, que también ocurrió durante la adrenalínica guardia de ayer. Prometo volver.

25 septiembre 2007

Bifrontismo

¿Cómo quedarse al margen de la noticia del día?

Todos los medios lo comentan. Una empresa textil italiana ha iniciado una agresiva campaña publicitaria basada en la imagen de la actriz y modelo francesa Isabelle Caro, quien sufre anorexia nerviosa.

La discusión es si la marca Nolita ha comenzado la campaña en pro de la prevención de la enfermedad o si, por el contrario, se trata de una burda estrategia para crear imagen de marca y se está aprovechando para ello de las ganas de ayudar a los demás de dicha enferma con aspecto terminal.

Analicemos el efecto que dicho anuncio puede ejercer sobre quienes lo ven.

Una chica adolescente "normal", que quizá piense de vez en cuando que le sobra algo de peso, probablemente ante la foto se quede pasmada y piense: "¡qué horror!".

Puede (y digo, puede) que una chica en el límite entre la "normalidad" y la anorexia, resulte desplazada hacia la normalidad por la visualización de estas imágenes tan impactantes. Pero ¿es esto demostrable?

Y... ¿qué ocurre con quienes ya están enfermas?
- Las anoréxicas en remisión se sienten dolidas y tocadas en su amor propio, ya de por sí frágil, al ver cómo se utiliza la imagen de la enfermedad; es para ellas una especie de "escarnio público". Máxime cuando perciben claramente que no se está ayudando a nadie con dicha exhibición.
- Las anoréxicas en el punto álgido de la enfermedad se sienten alentadas a competir entre ellas o consigo mismas para conseguir un nuevo objetivo: pesar los 31 kilos que esa modelo francesa pesa. Los médicos les dicen que en su estado pueden morir, pero... ¡no es cierto! Resulta que hay personas más delgadas aún que ellas, y están ahí, en los carteles de publicidad, haciéndose un nombre.

Si la intención original de la marca era provocar rechazo en las anoréxicas por la imagen que pueden llegar a tener, estaba equivocada. Las anoréxicas siempre se verán gordas aunque tengan la figura de dicha modelo y la vean cada día reflejada en su propio espejo. Y si alguna, en un atisbo de sentido común, pudiera llegar a sentir miedo de llegar a ese punto, siempre pensará que eso no le va a pasar a ella. La creencia y la necesidad de saber de que tienen el completo control de lo que hacen es una de las características de estas chicas, al igual que los adictos a drogas en su fase inicial.

Según las asociaciones de lucha contra la anorexia, aunque se está intentando evitar la presencia de modelos esqueléticas en las pantallas televisivas y los desfiles de moda, parece que una sola campaña de publicidad mal planteada puede desmoronar lo conseguido hasta ahora mediante ese esfuerzo colectivo.

Una vez más, un mismo hecho nos hace chocar de frente con el bifrontismo. Lo que podría (teóricamente) ser beneficioso para la prevención primaria en unas, es perjudicial para la prevención secundaria y terciaria en otras. Y, como de costumbre, el mundo científico queda legitimado como el único que trata de intentar predecir las consecuencias de las intervenciones antes de aplicarlas a nivel poblacional. Está claro que las empresas de publicidad no siguen esta máxima.

13 agosto 2007

Caminando entre bebés

Parece absurdo tener que recordar que los médicos de familia deberíamos saber tratar, valga la redundancia, a toda la familia, incluyendo a los niños. Una circunstancia no muy conocida por el gran público es que una importante proporción de médicos de familia trabaja en consultas rotuladas como "pediatría" (sin ser, obviamente, pediatras). La escasez de estos profesionales, unida al crecimiento poblacional no previsto (inmigrantes jóvenes que provocan un nuevo "baby boom" en España), ha llevado a los gestores a tirarse de los pelos una vez más. En comunidades como Cataluña, como bien comentaba el Dr. Bonis en su blog hace poco más de un mes, se está proponiendo la solución aparentemente más lógica: que los niños, directamente, sean vistos por el médico de familia, y sólo pasen al pediatra cuando la patología necesite una atención más superespecializada.

Dejemos a un lado la discusión sobre si tenemos o no suficientes médicos de familia para ver a todos los niños en las consultas, o sobre si esto reduciría los 3 minutos por paciente que tenemos ahora mismo a 1 minuto por paciente.

El caso es que, por esta situación, cada vez es más importante para los médicos de familia formarse lo mejor que puedan en atención a la infancia. Y aquí me tenéis, comenzando tras las vacaciones mi rotación de dos meses por las urgencias del Hospital Infantil del Niño Jesús, que se completarán con 2 meses más en las consultas de pediatría de Atención Primaria más adelante. Pasamos en pediatría casi, casi, tanto tiempo como en medicina interna.

¡Ay! qué miedo inicial. Recordando viejos tiempos. Volver a ver el pánico a la bata blanca en la cara de alguien nada más cruzar la puerta de la consulta, como cuando era estudiante. Resulta que ahora el paciente, la mayor parte de las veces, es incapaz de hablar, y, cuando es capaz de hablar, suele permanecer su madre al lado para anular la certeza o validez de todas las respuestas que te da. Además, la exploración física se imposibilita grandemente porque el bebé llora sin parar mientras intentas explorarlo. Odian que les toques la cabeza, que les mires los oídos, que les obligues a abrir la boca para otra cosa que no sea llorar. El fonendo está frío - y algunos incluso te lo dicen. Por supuesto, a todos les duele siempre la tripa entera. ¡Ay! cuántos problemas...

Aparte de la dificultad de manejo, lo cierto es que los residentes de familia estamos felices en el Niño Jesús. Tenemos supervisión constante sin acritud. Tenemos protocolos para todo, escritos y disponibles en todo momento. Compañeros agradables y sin pizca de amargor. Enfermeras simpáticas y auxiliares que se ríen cuando el paciente se hace caca. Incluso que se lo comen a besos si es preciso. Y en cuanto a logística... no hay color. De hecho, hasta han tenido el detalle de darnos una tarjeta de aparcamiento, por si queremos ir en coche al hospital. El pan tumaca de los desayunos, siendo la cafetería dirigida por el mismo catering que el de La Princesa, es diez veces más rico. En las guardias se parte para echarse la siesta, y por las noches hay 3 turnos para dormir (y sólo trabajas 1 de ellos). Y un detalle importantísimo y que a todos nos mejora la salud: en las urgencias del Niño Jesús HAY VENTANAS. Y son ventanas con acceso a la calle y luz natural. Fantástico, de verdad. Debería estar prohibido instalar servicios de urgencias en sótanos y semisótanos, deprimen al más optimista.

Aunque sí que he visto una cosa mala: de pronto te sientes minusválida en el cálculo de las dosis de los medicamentos. Pero ¿qué invento es éste?... claro, todo en gotitas; cada suspensión tiene una concentración distinta, y la presentación a usar varía según la edad o el peso del niño. Así que tendríais que vernos, para calcular la dosis de un simple suero salino o un antibiótico, sacando todo el arsenal... calculadora, medimecum, papeles de sucio... Parecemos novatos. De hecho, parece que volviésemos a la clase de química del instituto y a los problemas de estequiometría. Menos mal que la mayor parte de los niños se van de allí sin necesitar pruebas invasivas o tratamientos complicados (se es muy conservador en ese sentido).

Os iré contando si aparece algún caso interesante. Por ahora las mañanas están siendo tranquilas por tratarse del mes de agosto. Este jueves tendré la primera guardia, deseadme suerte.

03 agosto 2007

La casa del médico

Nos vuelven a advertir de que los tipos de interés subirán de nuevo. Y los residentes (al igual que el resto del mundo) nos echamos a temblar. No hace mucho, un colega me comentaba que estaba teniendo serios problemas para pagar la casa, lo que le obligaba a comprar guardias a sus compañeros para subir los ingresos mensuales, a costa de acabar cansadísimo física y anímicamente.

Qué chocante, ¿verdad? Sin pretender quedar mal, o sea, entended lo que digo. Los médicos históricamente habían sido personas "bien situadas". Sobre todo en los pueblos, se apreciaba tanto tener un médico cerca, que el propio ayuntamiento solía disponer una casa ("la casa del médico") para que permaneciese en ella. Además, al médico del pueblo no le solía faltar nada; no tanto porque ganase dinero con su tarea, sino porque los pacientes solían agradecerle su labor con víveres variados (pan el panadero, patatas el hortelano, queso el lechero...). Es curioso cómo ha ido cambiando la situación. Económicamente el médico se ha ido "descolocando", hasta puntos como el que os contaba (el de no poder vivir independientemente por no poder mantener una vivienda). Y eso que los médicos hoy día conservamos un sueldo medianamente digno. No quiero pensar cómo les estará yendo a personas con otros oficios que estén más de capa caída o peor pagados.

De todos modos un amigo me contó que el Médico de Familia tiene hoy día una salida profesional, la de médico rural, que ha perdido adeptos pero en la que se sigue conservando parte de aquella tradición. Algunas comarcas, sobre todo en el norte y el oeste de España, siguen teniendo su propio médico rural móvil, para varios pueblecillos (que constituyen una zona básica de salud), y mantienen la casa del médico con su pequeño consultorio. Los accesos por carretera no siempre son buenos, y el trabajo puede llegar a ser "guardia permanente de 24 horas a diario", a pesar de no tratarse oficialmente de eso. Pero los habitantes suelen tener mejor juicio que los que estamos acostumbrados a ver en la ciudad, y hacen un uso mucho más racional de un recurso tan precioso como es el médico rural. De hecho "nunca se ponen malos" y "no les gusta ir al médico". En otros lugares de población menos dispersa, la casa del médico ha sido progresivamente sustituída por el consultorio rural, la guardia permanente (no oficial) por un horario más normal de trabajo, y el sueldo se ha ido "normalizando".

Parece, pues, que la tendencia actual es a la progresiva desaparición del médico rural y de la casa del médico. Incluso a los residentes de MFyC nos resulta casi imposible encontrar un lugar en el que cumplir con las rotaciones rurales que nos corresponden, porque prácticamente ya no quedan núcleos no-urbanos en según qué comunidades.

A ver si de aquí a un par de subidas más nos vamos a tener que poner a reivindicar la conservación de la figura del médico de pueblo y de la casa del médico. Por si terminase siendo la única forma de no vivir con los padres...

20 julio 2007

Para los Rs pequeños

Aquí os dejo esta canción mestiza y soñadora que ayer me recordaron dos de los Rs pequeños (cubano el uno, gaditano el otro). Chicos, sois geniales; ¡muchas gracias por hacerme tan agradable la ultima guardia de antes de las vacaciones!

15 junio 2007

Milagros caseros

El inconveniente de ser R2 novata y comenzar rotando en urgencias, en la "pecera" (la zona de camas, de pacientes no ambulantes), es que tienes que hacer trabajos para los que estás relativamente capacitada pero te falta criterio. Me explico. Puede que en una determinada situación sepas qué debes hacer, pero no sepas si debes hacerlo. De tal modo que los adjuntos (cuando no hay R mayor) siguen siendo imprescindibles en la toma de decisiones cuando tu limitada experiencia no te permite relativizar una situación y colocarla en algún punto de la escala de grises entre el "a por todas" y el "no podemos hacer nada".

Tuvimos ayer una paciente en la pecera, muy mayor, de más de 90 años, cuya familia contaba que generalmente podía caminar con ayuda, y que tenía una calidad de vida relativamente buena a pesar de su deterioro cognitivo. La habían dejado sola un rato y todo parecía indicar que se había atragantado, aunque nadie había presenciado el accidente. A su llegada estaba totalmente cianótica, con tiraje y trabajo respiratorio sumamente llamativos, saturaba al 16% y todo parecía indicar que se iba a morir en pocos minutos.

Cuando algo así ocurre con una persona independiente, o de menor edad, es llevada a la sala de Emergencia y se activa todo el mecanismo de actuación pre-parada. Mi primera duda al verla llegar y hacerle una evaluación rápida fue si debía llevarla a la Emergencia. Mi instinto me decía que sí, mi sentido común me daba argumentos en contra, y la adjunta me confirmó que no debía hacerlo. Mientras yo iba buscando un reservorio de oxígeno y se lo colocaba, otra compañera salía a informar a los familiares de que la situación era crítica.

La adjunta permaneció en el box conmigo todo el tiempo. Yo la miraba interrogándola con la mirada, sin dejar de auscultar atentamente a la señora y de controlar el monitor, mientras observaba preocupada cómo empezaban a aparecer extrasístoles ventriculares. Algo, quizá el sonido de su corazón - fuerte, recio, seco -, me decía que esa señora podía salir del episodio crítico. También me daba esperanzas el hecho de que llevase minutos y minutos sin remontar la saturación y no se infartase ni perdiese al 100% la conciencia. Pero la inmovilidad de la adjunta, en actitud reflexiva, me hacía contenerme.

Entró el hijo de la señora en el box. Parecía comprender la gravedad de la situación, le dio un beso a su madre y nos pidió que intentásemos conseguir un sacerdote. Así lo hicimos, y el capellán del hospital tardó aproximadamente 3 o 4 minutos en aparecer tras ponerle el busca. Para entonces, a nuestra paciente le habíamos inyectado ya 2 mg de cloruro mórfico y el trabajo respiratorio parecía haber disminuido algo, aunque la saturación seguía sin remontar. La adjunta permanecía expectante.

Dejamos al capellán a solas con el hijo y la señora. Al cabo de unos minutos salió y nos dijo que ya le había dado la extremaunción. Volvimos al interior del box. Observamos el monitor. Sorprendentemente, la saturación estaba en 40%. La señora seguía respirando y su corazón se mantenía en marcha. A ratos entreabría los ojos. Continuaba respondiendo a las llamadas.

Miré a mi "jefa" y le pregunté, no sin cierta ansia:
- ¿Lo intentamos?

Se lo pensó unos segundos, y finalmente asintió con la cabeza. Eso nos bastó. No la llevamos a la Emergencia, pero sí empezamos a pedir cosas a las enfermeras. Aspiración de secreciones. Otra vía venosa periférica. 200 mg de actocortina. Cazoleta mixta. Augmentine intravenoso. Otros 2 mg de mórfico... Radiografía de tórax, gasometría arterial...

Aquél fue el milagro del día. Ignoramos si lo hizo el capellán con su presencia, la adjunta con su gesto de afirmación, el hijo con su apoyo silencioso y su aceptación tranquila, o incluso nosotros, con nuestra insistencia. El caso es que, cuando a las 3 pasamos la pecera al turno de guardia para poder irnos a casa, nos despedimos de ella y de su hijo: "Hasta luego, Carmen!". Y Carmen, saturando al 97% y con su color rosado recuperado, sonrió.

13 mayo 2007

Promesas preelectorales - Atención Primaria

Este es un extracto de los programas de los partidos políticos mayoritarios en la Comunidad de Madrid. Lo dejaré aquí copiado, para que, gane quien gane, nos quede constancia de lo que dijeron que harían... puesto que tienen la mala costumbre de hacer desaparecer los programas de unas elecciones a las siguientes...

Cito por orden alfabético:

IU:
Aumentar la plantilla de los centros de atención primaria en 1.500 nuevos médicos, 1.500 ATS/DUE y 300 pediatras. El objetivo de esta medida es dotar al sistema sanitario de un médico de familia y un DUE por cada 1.200 habitantes, y un pediatra por cada 1.000 habitantes menores de catorce años.

Crear 70 nuevos centros de atención primaria en la Comunidad.

Garantizar la cobertura de la Red de Atención Primaria hasta alcanzar el 100% de la población, con especial atención a los nuevos desarrollos urbanísticos, sin olvidar los cambios demográficos de la región.
PP:
Potenciaremos la atención primaria con especialista consultor en los centros de salud, implantación de equipos de radiodiagnóstico básico, incrementar la fisioterapia y potenciar los equipos de soporte de atención domiciliaria.

Apertura de tres nuevos servicios de atención primaria en: Vicálvaro, Moncloa-Chamberí, Ventilla.

Construiremos 55 centros de salud nuevos, que podrán extenderse a 76, según las disponibilidades de suelo que tengamos.

PSOE:
Mejora significativa de la financiación sanitaria madrileña, pasando de los 1.000 euros que en la actualidad destina la Comunidad de Madrid a cada habitante protegido, a 1.200 euros. El esfuerzo presupuestario se concretará en un incremento en torno al 0,5% del PIB anual, hasta llegar al 5%.

Incrementar los recursos destinados a inversiones en atención primaria con una dotación extra de al menos 150 millones de euros anuales.

Construir un mínimo de 110 nuevos centros de salud de atención primaria, con el fin de garantizar uno por cada 15.000 habitantes.

Para mejorar la calidad del servicio en la atención primaria garantizaremos un plazo máximo de 24 horas para la citación a consulta y un tiempo mínimo de diez minutos de atención por paciente.

Aumentar el personal facultativo con la incorporación al sistema público sanitario de 350 pediatras y 1.000 médicos de familia con carácter inmediato, y 2.200 a medio plazo.
Análisis de la situación:

- Contratación de nuevos médicos para Atención Primaria: por número de contrataciones prometidas, va en cabeza IU (salvo que se tenga en cuenta la promesa "a medio plazo" del PSOE).
- Construcción de nuevos Centros de Salud: la clasificación va encabezada por PSOE (incluso teniendo en cuenta la "posible ampliación de oferta" del PP).
- Aumento del tiempo de atención: el único partido que promete los 10 minutos por paciente es el PSOE.
- Otros puntos:
  • Reducción de cupos: sólo mencionada por IU
  • Equipos de radiodiagnóstico para Atención Primaria: sólo mencionados por PP, al igual que la potenciación de los ESAD y la fisioterapia.
  • Dotación económica para todas estas medidas: sólo mencionada expresamente, y explícitamente, por PSOE.
  • Especialistas consultores: sólo mencionados por PP (sinceramente, no creo que sea una buena idea). Además son los únicos que prometen nuevos Centros de Salud sin prometer contratar nuevos Médicos de Familia. (¿¿??).
  • Creación de nuevas gerencias de AP (nuevas "áreas", creo entender): sólo mencionada por PP. Más gerentes. No me parecen necesarios.
Ahora, y antes de juzgar quién va a resultar haber mentido más de aquí a 4 años... que alguien me explique:

- ¿De dónde carajo van a sacar 2200 médicos de familia, 350 pediatras y 1500 DUE? (¡Si ni siquiera tenemos suplentes para las vacaciones de verano de los médicos actuales!)
- ¿Acaso hay terreno para construir 110 Centros de Salud? ¿O personal para ponerlos en marcha?
- ¿Hay dinero para todo esto?

Tomo nota y lo dejo todo bien guardado. Ya veremos lo que ocurre tras las elecciones.

La equiparación se resiste

Me comentan compañeros MIR gallegos que están teniendo serias dificultades para sacar adelante las reivindicaciones laborales y salariales en su Comunidad Autónoma. Juan, autor del blog DeRmatología, ha resumido la situación en su último post.

En el fondo, y eso lo sabemos todos, lo auténticamente malo no es que los residentes pidan mejoras salariales y no se les conceda (al fin y al cabo era "lo normal" en los últimos 20 años). Lo peor es que España está dividida, y que en algunos territorios los residentes sí hemos obtenido mejoras (al menos, salariales) mientras que en otros se les niega de forma sistemática. Este es el caso, por ejemplo, de los residentes gallegos y vascos, quienes no han tenido la suerte que en Madrid tuvimos. Aquí, comenzamos las negociaciones y, antes de llegar a tener que ejecutar una huelga, se nos reconoció el derecho a lo que pedíamos. Allí han comenzado la huelga... y siguen sin hacerles concesiones.

Mientras tanto, los MIR andaluces no las tienen todas consigo, porque, de los acuerdos alcanzados, aún no han visto ni una sola prueba de realidad. Temen que las promesas se queden en eso, en promesas preelectorales.

Como podéis ver, no sólo en las regiones españolas más "desfavorecidas" históricamente está pasando esto. También regiones más industrializadas, prósperas, ricas, se están resistiendo a mejorar las condiciones de trabajo de sus médicos. Y empiezan a faltarles.

Lo que las Administraciones no parecen percibir es el peligro que se les viene encima. En España empiezan a faltar médicos a espuertas. Y los que hay, a causa de las condiciones laborales "infraeuropeas" que se les da, tienden a irse del país. Pues lo mismo va a ocurrir en cuestión de un máximo de 4 años dentro del propio país, si es que no se solventan las enormes diferencias salariales y laborales entre comunidades. Mientras se jubila la envejecida población médica en el próximo lustro, los médicos jóvenes viajarán a la comunidad autónoma que mejores condiciones laborales les oferte, abandonando las regiones de origen (las que les formaron). Y creando un vacío asistencial clarísimo. Esto además acarreará un déficit de formadores en las regiones afectadas, dando lugar a un círculo vicioso por el que, además de perderse especialistas ya formados, se perderá la acreditación necesaria para formar más.

De este modo, la desigualdad de trato a los profesionales se traducirá en una desigualdad de acceso a la sanidad de la población general. Ya el año pasado noté personalmente una grave diferencia en la asistencia básica: mientras que en Madrid, en general, puedes acceder al médico de cabecera en el mismo día o en 24 horas, en Andalucía eran precisas 72 horas para poder ser atendido. Si esta diferencia se va acrecentando, no me gustaría imaginar a qué situación se llegaría.

Mientras, los anuncios de nuevos Centros de Salud (megacentros desubicados, en muchas ocasiones) y nuevos Hospitales proliferan en los programas electorales, mientras los médicos nos preguntamos, preocupados... pero ¿cómo?, ¿cómo piensan hacerlo?

Lo obvio es que parece que a los políticos les sale más barato importar profesionales extranjeros y dejarles ejercer sin un título convalidado de especialista, que formar y pagar más profesionales propios para evitar la falta de equidad en la atención a largo plazo.

Los residentes siguen luchando por mejorar esta perspectiva de futuro cercano. Por dignificar la profesión y por evitar la degeneración progresiva de la atención a los pacientes. Si tan solo los burócratas tuvieran la mitad de sentido común que ellos...

08 mayo 2007

Eficacia y efectividad

Está claro que no se puede una fiar de nadie. Y que la eficacia de la que se hablaba en los reportajes televisivos el día de la inauguración de MetroEste (según doña Aguirre, que tuvo el honor de probarlo "in vitro", 30 minutos desde la parada final de MetroEste hasta Avenida de América) no se corresponde con la efectividad real. Ayer hice la prueba yo misma en hora punta y, entre la espera inicial, el cambio de tren obligatorio en Estadio Olímpico, y las paradas intermedias, el viaje tomó 42 minutos desde la estación de San Fernando (central, no Henares ni Jarama) hasta Avenida de América. Así que siento aguarle la fiesta a quienes aún no lo hayan probado... no sólo no hay ahorro monetario, sino tampoco en tiempo, a no ser que se viva justo al lado de la parada de metro y no haga falta darse un paseíto de 10 minutos añadido a los 42 de viaje.

Nuestro gozo en un pozo, qué le vamos a hacer.

05 mayo 2007

Nos han inaugurado

Llevan todo el día contándolo en Telemadrid. Hoy nos inauguran el Metro en Coslada y San Fernando. Los detalles que dan son escalofriantes: ha costado una millonada, se ha tardado más de 2 años en ponerlo en marcha, y el billete va a costar 1,75 € (pelín caro para mi gusto). Todos los políticos han salido en pantalla haciéndose la foto en cada una de las estaciones, y peleándose por tirar de la cuerdecita del teloncito de la plaquita. Y tal y cual.

A partir de las 15.00 h de hoy - Y AQUÍ ESTÁ LO IMPORTANTE - los residentes del Área 2 tendremos el privilegio de poder llegar a nuestro "hospital de referencia" en media hora los días de guardia. Saldremos del centro de salud y en 30 minutillos estaremos en Avenida de América (a 5 minutos a pie del hospital). Consideremos las ventajas:

- Poder dormir incluso media hora más todos los días cuando rotamos en el hospital (quienes vivimos en esta zona).
- Poder estar en casa en sólo 35 minutos cuando estamos salientes de guardia y no tenemos el cuerpo (ni el humor) como para hacer muchas colas a la espera del autobús en Ciudad Lineal.
- Poder aprovechar algo más el tiempo de rotación en el Centro de Salud los días que coinciden con una de nuestras guardias de 17 horas.
- Tener el Niño Jesús a tiro de piedra con un simple transbordo en el Metro. Lo mismo con el Santa Cristina.

En resumen: más horas de sueño, menos prisas, más aprovechamiento del tiempo. Al parecer no va a haber ahorro monetario.

Pero, ya de paso, en Telemadrid han dejado caer la idea de que el hospital de Coslada está a punto de abrir (bueno... "a punto" es un decir... no funcionará hasta final de año). Y ahí empieza el comecocos. Porque en el universo existente no puede darse el caso de que los médicos residentes mejoren su calidad de vida sin que se nos cobren contrapartidas. El ying y el yang, ya se sabe.

Especulemos un poco. ¿Sabéis qué pasará cuando, a partir del 15 de mayo, comience el proceso de selección de personal sanitario para el hospital, y se den cuenta de que en Madrid NO HAY MÉDICOS SUFICIENTES PARA PONER EN MARCHA TODOS LOS NUEVOS HOSPITALES (bueno, ni, en realidad, enfermeros)? Imaginemos. Pues que los pobrecitos residentes seguramente veremos alterado todo nuestro plan de rotaciones. Que probablemente acabaremos cubriendo también las guardias del hospital de Coslada, igual que se cubren las del Centro de Salud de Mejorada del Campo. Que muchos de nuestros actuales adjuntos se trasladarán al hospital de Coslada, poniendo en riesgo la acreditación docente (y la capacidad asistencial) del hospital de la Princesa, o bien arrastrando consigo a los residentes de las otras especialidades.

En fin, veámoslo por el lado bueno. Los días que me toque hacer guardias en el hospital de Coslada, al acabar estaré durmiendo en mi casa en unos 10 minutos.

27 abril 2007

Adiós con el corazón

Se nos va el R mayor. Cambia de rotación. ¿Y ahora qué vamos a hacer nosotros solitos? ¡¡Te vamos a echar mucho de menos!! Jajaja, menos mal que el adjunto seguirá ahí...

He aprendido muchos truquillos con él, pero si algo he aprendido en este mes es que, en realidad, no sé nada. Y me ha entrado el ansia que suele entrarle al R1 al acercarse el cambio a R2... el ansia por estudiar. Qué absurdo suena, ¿no?

Lo primero que he decidido repasarme (o ¿quizá debería decir "aprenderme"?... me da la sensación de que nunca me lo hubiera estudiado) es el temario de infecciosas. Más bien las infecciones más prevalentes.

A falta de un buen libro de infecciosas que no esté pasado de fecha (como lo está el que conservo de la carrera), y a falta de 500 euros sueltos para poder adquirir el Mandell, creo que lo mejor será empezar por las Guías Clínicas de la SEIMC. Tienen la ventaja de estar adaptadas a la realidad y las resistencias antibióticas existentes en España (a veces da miedo pensar en las diferencias entre tratamientos que se ven entre los libros americanos tipo Harrison y las publicaciones españolas), y de ir justo al grano en los temas más útiles: neumonías, meningitis, otitis, sinusitis, faringitis, laringitis, infecciones en inmunodeprimidos... Disponibles para bajar gratis en formato PDF.

Y se conoce que los colegios de médicos y todas las sociedades saben que estos meses son cruciales. Todos nos ofrecen miles de cursos entre abril y mayo. Hasta los laboratorios saben que en estos meses nos entra la angustia y que nos apuntaríamos a un bombardeo. En estos días he asistido a un curso de Drogodependencias en Atención Primaria, organizado por la Agencia Antidroga y el ICOMEM. En mayo tengo el de Antibioterapia e Infecciones en Atención Primaria, organizado por la SoMaMFyC. Glaxo nos ha invitado a un curso de actualización en EPOC y otro de neumonías... En fin, todo inabarcable. Entretanto, la Gerencia del Área 2 nos organizó un curso de RCP avanzada de cuya existencia nos avisó 2 días antes de que comenzase, por lo que no pude cambiar las guardias... y me lo perdí. El año que viene será. ¡Qué rabia me ha dado! Por no hablar del florecimiento de los cursos online en este final de "curso"...

¿Qué les habría costado repartir todos esos cursos a lo largo del resto del año? Son ganas de fastidiar...

Pero bueno, le echaremos valor y trataremos de asimilar información útil. Para que cuando lleguen nuestros Rs pequeños y nos pregunten, enseñándonos la historia de un paciente: "y a este, ¿qué le hago?", sepamos contestarles sin decir ninguna barbaridad...

17 abril 2007

Bienvenidos

Bienvenidos todos los nuevos que váis eligiendo la Princesa y el Área 2 de MFyC en Madrid:
  • Bienvenidas, María del Mar y Sara (R1 derma)
  • Bienvenidos, Diego, Manuel y DANI!!! (R1 interna)
  • Bienvenidos, Fernando y Jorge (R1 cardio)
  • Bienvenidos, Blanca e Ignacio Javier (R1 ojos)
  • Bienvenida, Andrea (R1 endocrino)
  • Bienvenidas, Inés y Ana (R1 cirugía)
  • Bienvenidos, Paloma, Alejandro e Inés (R1 rayos)
  • Bienvenidos, María del Carmen, Carlos y Enrique (R1 digestivo)
  • Bienvenidos, Leticia, Celia, Ana, Marta, Mª Soledad, Soledad Lucía, Enrique, SONIA!!!, Pedro Ángel, Cristina, María Lorena, Eduardo Félix, Alicia Rowelt, Ariel, Oria, Silvia y Roberto José (R1 familia).
  • Bienvenida, Ana (R1 onco)
  • Bienvenidos, Rodrigo y María (R1 trauma)
  • Bienvenida, Celia (R1 maxilo)
  • Bienvenidos, Joaquín, Diana y Meritxell (R1 anestesia)
  • Bienvenidos, Beatriz y Francisco José (R1 neuro)
  • Bienvenido, Jesús Ángel (R1 otorrino)
  • Bienvenido, Enrique (R1 torácica)
  • Bienvenida, Teresa (R1 nefro)
  • Bienvenidos, María de la O, José David y Elena (R1 psiquiatría)
  • Bienvenido, Alberto Eterio (R1 hemato)
  • Bienvenidos, Enrique Rafael y Gonzalo Walderico (R1 neumo)
  • Bienvenida, María Jesús (R1 reuma)
  • Bienvenidos, Ian Roberto y Jesús (R1 intensivos)
  • Bienvenido, Francisco (R1 inmuno)
  • Bienvenida, Vanesa Aracely (R1 neurofisio)
  • Bienvenido, Freddy (R1 micro)
  • Bienvenida, Patricia (R1 trabajo)
  • Bienvenida, Ana Paola (R1 análisis)
Seguiré con interés la elección de plaza, hoy que estoy saliente de guardia.

Y ya que estamos, aprovecho para romper una lanza por la paridad en nuestro hospital... ¿para cuando una promoción de resis con 50% de chicos? :D

Ánimo a todos y suerte!!

PD: Buenooo!! Al menos tenemos un sustancial aumento del cupo masculino!!! Algo es algo!!!

10 abril 2007

El R mayor

Os dejo que imaginéis a mi R mayor como una mezcla entre estos dos


En abril he cambiado de grupo de trabajo, aunque sigo rotando en Medicina Interna. Y he pasado de trabajar con un adjunto que nos dejaba "casi solas" a las R1 (y sin R mayor) a trabajar con el adjunto que es además tutor hospitalario de los resis de familia, quien jamás nos pierde de vista, y, por primera vez, con un R mayor.

Mi R mayor (que realmente no es mío, porque obviamente es de M. Interna) dice que le gustaría ser como House. Un tío que sepa de todo y que tenga a mano todos los medios diagnósticos para confirmar sus sospechas de modo obsesivo-compulsivo, es decir, automáticamente. Le gustaría sospechar una malformación vascular cerebral, pedir una angio-TAC y que se la hiciesen en media hora.

Pero dejando aparte la fantasía televisiva, creo que mi R mayor está bastante cerca de ser un "House"... o más bien yo diría que lo ha superado. Sólo hace falta verle llegar para empezar a sospecharlo. Delgadito y no muy alto, de marcha rápida y nerviosa, surca los pasillos a velocidades insospechadas esquivando personas y carritos, con cuatro o cinco carpetas bajo el brazo. Peinado con raya al lado, lleva gafitas para miopía que constantemente se le deslizan por la nariz hacia abajo, obligándole a subírselas cada 30 segundos. Viste formalito, como se supone que corresponde a los internistas, aunque sin llegar al extremo del adjunto, a quien nunca le falta la corbata. Zapatos oscuros de corte clásico, camisa sencilla, pantalones de pinzas o "chinos", y, por encima, su inseparable bata abierta. Al cuello y en el bolsillo superior de la misma, los múltiples bártulos imprescindibles para la tarea diaria: pulsioxímetro ("el pulsi del poder"), fonendoscopio Littmann, regla Apocard, múltiples bolígrafos y rotuladores fluorescentes, "chuletario"... y el símbolo del moderno médico clínico hospitalario por excelencia, la PDA. Mi R mayor rara vez se encuentra con preguntas que no sepa responder, porque ha leído mucho y tiene memoria de elefante, pero, si alguna vez le ocurre, ahí lleva todo tipo de obras de consulta: UpToDate, Medimecum, tratados de Interna...

Más allá de ese aspecto de científico despistado y de su pasión por la medicina y los cachivaches electrónicos (lo que le hacen más "freak" si cabe), lo atractivo de tener un R mayor como él al lado es que siempre te sientes arropada. Disfruta haciéndonos preguntas y planteándonos cuestiones para que pensemos y le demos nuestra respuesta u opinión más tarde. Nos explica tratamientos y procedimientos con una sencillez - y, sin embargo una exactitud - tal, que parece que nos estuviera contando un cuento. Consigue que cada día de rotación equivalga, al menos, a haber aprendido una cosa nueva (lo que no siempre es fácil de conseguir). Y lo más importante: nos avisa de los posibles errores que se pueden cometer, antes de que ocurran. Trata de que los fallos en los que él incurrió siendo R pequeño no le sirvan sólo a él para ser más precavido, sino también a nosotros. Es humano y comprensivo, nos ayuda, nos escucha y nos contesta. Se ríe con nosotros.

Una figura insustituible.

Por favor, conocedlos. No olvidéis de pedir que os presenten a vuestros Rs mayores cuando visitéis los hospitales. Serán vuestros guías en la tarea de aprender a curar.