23 diciembre 2006

La paga extra

En mi centro de salud se respira cierto cachondeíto con todas estas mejoras salariales que últimamente se están consiguiendo de golpe. Básicamente los compañeros vienen a opinar que "si nos lo han dado con tanta alegría, es que ya nos lo debían de antes". Una lógica demoledora.

Pero eso no consigue inhibir las sonrisas espontáneas cada vez que unos y otros piensan en la subida de sueldo y en los nuevos escalones de la carrera profesional. Es verdad que no se ha conseguido lo de los 10 minutos por paciente y que habrá que seguir dando la lata por ello, pero los billetes extra en el bolsillo vienen muy bien. Hay quien añade que esta ha sido la forma más fácil de "cerrarnos la boca" durante una buena temporada. Esperemos que no sea así.

Pero a lo que íbamos. La paga extra. La despedida de nuestro antiguo sueldo base ha sido muy bienvenida, por lo golosa. Recordemos que nuestra primera "paga extra", la de verano, no fue tal, porque no habíamos trabajado aún 6 meses. Sin embargo la de diciembre ha venido jugosa y completita. Imaginad que a los típicos 1300 euros de rigor con 5 guardias les sumáis 855 euros más... ¡¡y a eso le sumáis los atrasos debidos al Real Decreto!! Nos han pagado lo que nos debían, y la nómina de diciembre neta ha rozado los 2500 euros. Por añadidura, nos la han pagado el 22 de diciembre, día de la lotería, en lugar de esperar a final de mes. No veáis qué alegría. Con la de regalos que tenía que comprar yo.

Porque lo cruel de empezar a trabajar es que de pronto todos tus hermanos "pequeños" te consideran millonaria. Y te someten al clásico chantaje: "este año sí que podrás hacernos buenos regalos, eh?". De pronto no sabes por dónde salir. Porque en el fondo te gustaría poder hacer un cacho de regalo a cada uno, pero... ¡¡son tanta gente!! Al menos, en mi caso; familia numerosa, ya sabéis.

Así que aproveché los "moscosos" que me quedaban para irme de compras navideñas, con la tarjeta de crédito bien recargada. Como nunca había "tenido dinero" para los regalos, no sabía ni por dónde empezar. Di vueltas por miles de tiendas, desanimándome poco a poco, al comprobar que los regalos "chulos" se me iban de las manos. Incluso colonias clásicas que a lo largo del año tienen un precio medianamente razonable, se transforman en cofres carísimos para estas fechas, por el mero hecho de añadir al "pack" un pañuelito con publicidad de la marca ("de regalo"), o un peluche de todo a 100, o una caja algo más grande y decorativa. ¿45 euros por un bote de colonia? No me parecía lógico. Así que finalmente decidí huir de las tiendas tradicionales y me escapé a un comercio que no desvelaré, por si mis familiares estuvieran espiando mi blog, en busca de regalos no tan "de marca" pero sí muy apreciados por ellos, salvando así medianamente mi economía y asegurándome quedar bien con ellos en mi primera Navidad con "capacidad para regalar".

Quizá el año que viene con el nuevo sueldo base pueda hacer algo "mejor" jajajaja...

Aprovecho la ocasión para desearos a todos unas fiestas tranquilas y provechosas. Que al menos podáis descansar y reponer neuronas.

PD: Por si alguien se pregunta cómo puedo ser tan rácana (¿?) como para no querer pagar 45 euros por un bote de colonia, os dejo una pista: ya tengo hipoteca. Aún no os he hablado de ella porque trataba de reservarlo para más adelante, pero prometo que en próximos posts os daré detalles al respecto.

1 comentario:

Anónimo dijo...

FELIZ AÑO NUEVO!!

Pero qué envidia me das con tu paga extra!

Yo estoy todavía en 6º, ¡y no veo el día que llegue mi primer sueldo!

Seguimos esperando tus aventuras.

Un besito