10 abril 2006

Tito Murphy y los nervios del día D

Acabó la historia. Hoy es el famoso "Día D" para el que todos nos hemos estado preparando tantísimo tiempo. Lunes santo y comienzo de los actos de asignación de plaza. Fin de este "Caminito del MIR" que hemos recorrido juntos...

Para no variar, esta temeraria tuvo ayer una guardia de 24 horas. El tito Murphy parecía estar persiguiéndome todo el tiempo, aunque espero que tras todas las faenas que me hizo ayer, hoy se quede tranquilo y me deje llegar puntual a la elección.

De buenas a primeras, ayer tenía pensado despertarme a las 6:30 para entrar a trabajar a las 8:00, pero no me preguntéis por qué, me desperté antes de tiempo (a las 5:30) y ya no fui capaz de dormirme de nuevo. ¡Y hay que ver lo que fastidia eso! Me lo tomé con filosofía y desayuné tranquilamente, tras lo cual quise limpiar los zapatos con un poco de Kanfort. Segunda jugarreta de Murphy: el bote de Kanfort se me reventó en las manos cuando trataba de destaparlo, derramándose en el suelo del salón y sobre mis pantalones. Dios mío, vaya forma de empezar el día. Aquello no me gustaba nada. Fregona, cambio de ropa, limpieza de la pierna con crema desmaquillante. Aaargh...

Lo bueno de trabajar un Domingo de Ramos es que los familiares de los ancianos se han ido de viaje a sus pueblos y no te dan mucho la lata. Sin embargo, para que no tuviera el día tranquilo, nada más llegar a la residencia una señora se cayó mientras se vestía. Era cosa de verla, jamás había visto una fractura de Colles tan evidente, una auténtica muñeca "en tenedor" de libro. Llamé a sus familiares, quienes decidieron venir a buscarla para llevarla ellos mismos al hospital. Y cuando la estaban sentando en la silla de ruedas... "¡Ay!"... madre mía... de pronto, la mujer se colocó en la temida postura de rotación interna y flexión de miembro inferior... otra fractura al canto, pensé. La pasamos a la cama mientras se retorcía de dolor, le inyectamos un diclofenaco (que se añadía al metamizol que ya le habíamos puesto media hora antes), y solicitamos una ambulancia.

Unas horas más tarde los familiares llamaron para confirmarme que, además de la doble lesión, se había luxado el hombro. Parece mentira. Es el famoso efecto "fade off" de las lesiones múltiples, en el que el dolor de una de las lesiones hace que durante la exploración pasen desapercibidas otras lesiones concurrentes, que se "diluyen" para el paciente.

Mientras tanto, Murphy seguía riéndose de mí. De pronto dejó de pasar cualquier cosa. Toda la mañana estuve sentada en el despacho sin nada más que hacer que pasar al ordenador los resultados de unas analíticas. Incluso me dio tiempo de ver una película que llevaba en el bolso. Para colmo, a la hora de la comida nos sirvieron una sopa de picadillo funesta y un filete de pollo racaneado por persona. Al menos las enfermeras tuvieron conmigo el detalle de decirme que me fuera a echarme una siesta si quería, dado que no estaba ocurriendo absolutamente nada.

Cuando me despertaron llamándome al teléfono fue para dos tonterías... pero en el trayecto de la habitación al despacho sucedió otra desgracia: sin saber cómo, perdí la llave maestra de la residencia, que llevaba en el bolsillo del pijama color burdeos. El resto de la tarde me la pasé tirándome de los pelos preguntándome dónde carajo la había metido, más que nada porque sin la llave no podría volver a abrir la puerta de la habitación, que había cerrado dejando allí mi ropa de calle, mi bolso, mi teléfono móvil... De pronto empecé a tener visiones horribles de mi elección de plaza, que se me aparecían en la cabeza como pesadillas absurdas. Me imaginaba teniendo que ir al ministerio con el pijama color burdeos, con dinero prestado para poder coger el autobús desde la residencia... Pero lo peor es que al llegar al ministerio me daba cuenta de que no tenía el DNI, con lo cual tampoco podía escoger plaza...

Menos mal que cuando llegó la enfermera de la noche pudimos abrir la habitación con un juego de llaves que ella tenía. La noche transcurrió igual de tranquila que el resto del día, pude dormir (tito Murphy no metió la gamba en ese asunto) y llegué a casa por la mañana, con el tiempo justo para sentarme el ordenador a seguir la elección de plaza. Eso sí, como pequeña puntilla, Murphy se encargó de que el aro del sujetador se me rompiera por el camino XD...

Como ya digo, espero que toda la mala pata de ayer me libre de imprevistos hoy :)

Ante todo, muchísima suerte con vuestra elección! Y pensad que AL FIN TERMINÓ TODO!!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Suerte con la elección y q "tito Murphy" como tú dices no te estropé el día.

Anónimo dijo...

Suerte campeona!!! Verás comomva todo mu requetebien en tu elección... y no deje de contarnos y describirnos como es todo para los q nos toca después. 1Bzote
*carpe diem*

Javier dijo...

mucha suerte isa. Murphy hoy habrá de descansar, je je je. cuentanos con detalle tu dia de eleccion por favor.

Más allá del MIR dijo...

Isabel ha cogido Familia en Madrid! :)

10/04/2006 17:56:45 MADRID UDMFYC MADRID AREA 2 MEDICINA FAMILIAR Y COMUNITARIA 532 ******* ********,ISABEL