12 febrero 2006

Doctora, doctora...

¿Cómo os va todo? Como me habéis pedido que os cuente en qué consiste mi trabajo, os hago un pequeño resumen. Aunque advierto que llevo muy poco tiempo.

Mi impresión general es buena. Es decir, salvo el hecho de que trabajas de noche, me parece que es un buen trabajo. Incluso para iniciarse. Sólo requiere estar al día en farmacología y tener tacto para trabajar con personas mayores.

Lo primero que una hace cuando llega al despacho y se coloca la bata es leer el cuaderno de incidencias, para saber qué ha ocurrido durante el anterior turno y comprobar a qué ancianos hay que controlar de manera especial por algún motivo. En ese cuaderno se anota cada cosa que ocurre, por ejemplo: personas que visitan la consulta, avisos que se reciben para ir a ver a alguna persona a su habitación...

A continuación se hace una ronda para ver a los ancianos que deben ser vigilados. Se comprueban sus constantes y se intenta que todo esté correcto (vías subcutáneas permeables, sondas pinzadas/despinzadas según corresponda, etc).

Además el médico de la noche tiene funciones organizativas del equipo, dado que es la persona que queda "al mando" de la residencia mientras no están los directores. Hay que dejar constancia de cómo se ha hecho el reparto de trabajo entre las auxiliares de la noche, y organizar dicho reparto cuando alguna de ellas falta al trabajo por cualquier motivo.

Todas las novedades, incidencias o cambios de tratamiento han de ser recogidas en las historias de los pacientes en el ordenador, en un programa sencillo de manejar llamado ResiPlus. Además, los cambios de tratamiento hay que hacerlos constar en hojas especiales destinadas a la petición de recetas, que generalmente hace el médico de familia de cada anciano y luego son enviadas a farmacia.

Las hojas que recogen el tratamiento sirven además para cargar la medicación de los ancianos semanalmente en sus casilleros, a modo del sistema "Unidosis" de los hospitales. Este es un trabajo del equipo de la noche, y suele constituir la parte más lúdica de la jornada, por ser un trabajo manual sencillo que permite charlar de múltiples temas o incluso escuchar música si se quiere.

Todo se hace en equipo, por ello uno de los factores más importantes para que una noche sea más o menos buena (que no suelen ser malas) es qué enfermera hace la guardia contigo, porque es la persona que está a tu lado todo el tiempo. En concreto estoy muy contenta con la enfermera que trabajó conmigo anoche, muy cariñosa con los ancianos, inteligente, vivaracha, resolutiva, rápida, eficiente. Se llama Lucía, es sudamericana (aunque sinceramente no sé concretar si chilena o de dónde exactamente, soy muy mala para distinguir acentos), y se empeña en llamarme "doctora" y tratarme de usted. Le dije que por favor no lo hiciera, que tenía 24 años y era muy joven para que me llamaran de usted, pero continuó llamándome doctora toda la noche. No me acostumbro :) ...

Lo máximo que ha llegado a ocurrirme en la noche ha sido que me hayan avisado por agitación de alguno de los residentes. Generalmente se soluciona con una dosis de haloperidol, lorazepam o Distraneurine, dependiendo del tratamiento de base que suela tener esa persona. Sorprende ver que hay ancianos que toman tantos sedantes que deberían pasar el día dormidos, y sin embargo son los que más lata llegan a dar de noche...

Con un poco de suerte y si el trabajo se ha terminado pronto, el médico, tras una segunda ronda, suele descansar algunas horas, siempre con el teléfono-busca encima, por si ocurriera algo. El personal de enfermería no tiene esa posibilidad (lo cual me apena bastante, dicho sea de paso), pero al menos puede quedarse viendo la televisión en alguno de los salones si así lo desea.

Si la noche transcurre sin incidencias, a las 7:30 se hace una tercera ronda de control y se dejan en el cuaderno las instrucciones para el siguiente turno. A las 8 se sale, y a casita.

Las tardes y las mañanas son otro cantar. Un sábado al mes y un domingo al mes se hace una guardia de 24 horas. Los ancianos son pacientes muy demandantes, pasan el día en la consulta si ven que el médico está allí; por ello entre ronda y ronda, mientras se anotan los cambios en el ordenador y en el cuaderno y las hojas correspondientes, es necesario cerrar la puerta del despacho para que no entren (si no, nunca acabas de guardar los registros). Aún así muchas veces acabas y al abrir la puerta te los encuentras haciendo cola tranquilamente :)

En consulta lo que hay que echar es mucha paciencia y diplomacia. A veces toca explicar a una señora que por llevar 24 horas sin "hacer de vientre" no le va a pasar nada malo, y que no puedes ponerle otro enema como el de ayer porque "la tripa se le acostumbra y se le vuelve vaga". Otras veces viene un anciano mosqueado porque en su casillero de pastillas "hay dos capsulas blancas en vez de una amarilla, y seguro que eso es porque se han equivocado", cuando realmente lo que ha pasado es que se terminó el Tradonal 200 mg y tuvisteis que sustituirlo por 2 cápsulas de Tradonal 100 mg. En general son muy celosos con sus medicamentos, y algunos son inconformistas y siempre están buscando la forma de que les pautes más. Otras veces vienen a hablar contigo porque tienen miedo. Ayer, por ejemplo, una señora con cáncer de mama vino a contarme, muy angustiada, que le iban a dar una cosa muy rara que se llama radioterapia y que eso no podia ser, porque ella no tenia cancer, sino que simplemente se habia dado un golpe en un pecho, y que estaba preocupada porque de joven sólo había recibido magnetoterapia y lo de la radioterapia seguro que era muy muy malo para ella...

No sé, muchos son muy tiernos, otros tienen miedo, otros piden a gritos atención, otros están más sanos que una manzana y simplemente disfrutan de su vida en la residencia, otros están muy malitos... En general me caen bien, y creo que de momento, si no me echan, seguiré trabajando allí. :)

10 comentarios:

aseyamedi dijo...

Es un placer leerte Isa, me encanta como disfrutas de todo lo relacionado con esta profesion que va a ser la nuestra, no todo el mundo ve a los pacientes con lo ojos con los que tu los estas mirando, espero que esa mirada no desaparezca con el paso del tiempo y las guardias

Anónimo dijo...

Como te registraste tan rapido en la pagina web del colegio si pone que hay que enviar no se que por correo, o scannear la firma y que despues te envian la contraseña???

Es que aun estoy en este punto gracias

Isabel dijo...

Pues porque imprimí el formulario, lo rellené a boli, y lo escanee firmado y todo. Se lo mandé por email. Fue rápido, a la mañana siguiente ya tenía los datos para acceder a la bolsa de empleo.

Javier dijo...

Hola Isa, me encanta que compartas tus experiencias. me gusta tu humildad, pero no crees que te mereces el titulod e Doctora (eludamos la tonteria esa de la Tesis, no hay más doctor que un médico una vez hecho el MIR). Mucha suerte y sigue disfrutando y aprendiendo.

lua dijo...

hola! me alegro saber que todo te va tan bien... Estos abueletes son muy afortunados de tener alguien como tú, que los cuide y los comprenda,... en fin muchos besos y suerte y ojalá que no te surja ningún imprevisto en la residencia!

Anónimo dijo...

Isabel,
¿No t abruma tanta responsbilidad? ¿Te dieron algun tipo de entrenamiento antes de incorporarte al puesto? A mi me da una crisis de ansiedad nada mas de pensar en ejercer sin "la red de seguridad" q tenia cuandoera estudante.
Me alegro mucho por ti. Encontrar un trbajo que se disfrute en dificil (t hablo desde mi esperiencia).
Bueno, a ver si nos vemos en el foro o mandame un correo electronico si quieres :-)
Dori

Isabel dijo...

Hola Dori,

No resulta "abrumante", por varias razones. La primera razón es que nosotros estamos allí como "primeros respondedores" de la cadena. Damos los cuidados diarios, manejamos la medicación, pero en caso de emergencia o mayores problemas simplemente se derivan al hospital (una residencia no tiene recursos adecuados para hacer frente a problemas graves).

La segunda razón es que no estoy sola. Por suerte para una, que es novata, allí somos 4 médicos. Las otras 3 doctoras son bastante más expertas que yo, e inicialmente están invirtiendo un tiempo precioso en supervisar que lo que hago está bien. Por ejemplo, el otro día pedí una receta para un abuelo, cuando esa receta ya había sido pedida anteriormente. Carmen, la jefa médica, me llamó y me lo dijo, simplemente para que lo supiera. Me vigilan ;) ... hasta cierto punto esto hace de "colchón de seguridad". Además las tengo ahí siempre que necesito consultar algo. Y no olvidemos que el equipo consta también de DUEs que saben mucho de este campo, y en ocasiones te sacan de más de una duda. El trabajo en equipo es clave.

De todos modos cabe recordar que la dificultad del trabajo no es tampoco la de una UCI. La mayor parte de los problemas que pueden surgir son leves y todos los hemos visto en nuestras prácticas durante la carrera (diagnosticar y tratar una gonartrosis, una infección de orina, una neumonía...).

En cuanto a entrenamiento, tuve 3 tardes en las que las distintas médicas me enseñaron, 3 veces, el funcionamiento del "sistema": el programa informático de las historias clínicas y seguimientos, el manejo de farmacia, la organización del trabajo... Siempre te queda alguna duda, pero generalmente es subsanable preguntando a quienes están alrededor...

Cocido con gofio dijo...

Hola Isabel. Me alegro de que todo te vaya bien. Un comentario sobre los abuelos que se agitan por la noche.

El haloperidol puede tener un efecto paradójico en ancianos hipotiroideos. Así que aunque sea por curiosidad si tienes a un abuelo que se agita por las noches pese al haloperidol revisa su historial y mira si tiene pedidas unas TSH hace poco.

El hipotiroidismo subclínico no diagnosticado en el anciano es muy frecuente y a veces su manifestación es una respuesta paradójica al haloperidol.

El tratamiento: eutirox... y el abuelo vuelve a orientarse hasta incluso no necesitar haloperidol...parece magia! no tengo las referencias a mano, pero lo he visto en un par de abuelos que llevaba en medicina interna.

Salud!

Isabel dijo...

Hola Julio, cuánto tiempo! Gracias por tu comentario, desconocía esa respuesta paradójica, estaré atenta a partir de ahora por si surgiese algún caso :)

keleta dijo...

Ja! a mi me lo van a decir, que se levantaba media residencia en mis noches, les daba haloperidol y se dormían la mañana siguiente. Los distra funcionaban mejor, o un vasito de leche con galleta :P
Bueno yo soy enfermera, pero me comía las noches sola en la resi, mi compañera de profesión que nombras fué afortunada de estar acompañada al menos por ti ;)
saludillos!