21 octubre 2005

El chico de SEUR

Segunda vuelta. Todo va bien. Da la sensación de que se estudia más deprisa, porque las cosas ya te suenan y sólo tienes que dedicarte a pararte en las cosas que no te sabes aún. Sigo pensando que los antiarrítmicos no son para mí, y que ya los memorizaré en la tercera vuelta, porque, sinceramente, no me va a servir de nada hacerlo ahora. Odio esas preguntas en que te plantean: ¿cuál de los siguientes antiarrítmicos no pertenece al grupo II?... Inutilidades conceptuales. Prefiero los casos clínicos. Hmmm...

Pero, aunque en el curso todo va bien, España ha pasado por un par de problemillas esta semana. Entre otras cosas, una huelga de transportistas que a los alumnos de distancia nos ha dado mucho que pensar. Yo sigo esperando el paquete de esta semana. Tengo los libros, así que no hay problema a la hora de estudiar, pero ¡es que el sábado hay simulacro y no tengo el cuadernillo!. Comprendo la razón que el paquete no haya llegado a tiempo, pero deberían darnos una solución alternativa. Por ejemplo, estaría bien que hicieran una excepción y nos enviaran el simulacro por email por esta vez. O al menos que nos digan qué hacer en lugar del simulacro. Por ejemplo, si este es el simulacro 10 y no lo tenemos, podríamos ponernos todos de acuerdo para, en su lugar, hacer el simulacro X del libro de simulacros. Así al menos el percentil que nos diesen tendría algo más de sentido que si cada uno hace un simulacro distinto, o cualquier otro test. No sé, ¿qué os parece la idea? ¿nos ponemos de acuerdo?

Otro tanto de iniciativa hemos tenido que echar quienes hicimos el curso de 6º y el prólogo, porque no nos ha llegado aún el calendario alternativo. ¿Qué hacer cuando los demás andan repitiendo las preguntas falladas del MIR 2004 y MIR 2003?... En mi caso, decidí que contestaría otra tanda de preguntas de test del libro, y al día siguiente rematé haciendo los tests comentados + las preguntas negativas. Pero lo hice a ciegas, ignoro qué habréis hecho los demás en esa situación; igual he hecho el tonto y me he cargado parte de las preguntas que íbamos a utilizar para la tercera vuelta...

Es frustrante esperar un paquete sin moverse de casa día tras día, oir en la televisión al fin que el miércoles se desconvocó la huelga de transportistas, y que llegue el viernes sin haberlo recibido. Pero para enviar el simulacro y el horario alternativo en una situación excepcional como esta podrían haber usado el email o el correo ordinario (por una vez). En fin, espero equivocarme y que dentro de diez minutos se presente Raúl, el chico de SEUR, en la puerta de mi casa. Me pondré muy contenta.

Tarta de queso

No sé si es la misma tarta de queso que comían “las chicas de oro”, pero en momentos de frustración resulta muy rica y liberadora, jajaja. Es la típica tarta que los pijos pseudoneoyorquinos de Häagen Dasz denominan “strawberry cheesecake”. Y es sencillísima de hacer. Sólo necesitáis una batidora y un molde desmontable.

1) Machacad en migas pequeñas un paquete de galletas “maría hojaldrada”. Mezcladlas con 150 g de mantequilla fundida (hacedme caso, mucho mejor la mantequilla que la margarina, pero eso sí, sin sal) y cubrid con esta mezcla el fondo del molde desmontable, aplastándola con una cuchara y distribuyéndola con un grosor uniforme. Llevadla al congelador mientras preparáis el siguiente paso.
2) Mezclad con la batidora una tarrina de 500 g de queso quark (en el Mercadona lo venden, pero si no, os sirve queso fresco o queso de untar) y 250 g de nata (ojo porque no es lo mismo que 250 ml; generalmente os sirve un paquete de 500 ml de nata líquida, o, si sois más golosos, una tarrina de nata montada de la que venden en la zona de congelados). Se puede hacer sin azúcar, pero si sóis golosos y habéis usado nata líquida simple, podéis añadir 3 o 4 cucharadas de azúcar.
3) Ahora viene lo más raro. Necesitáis gelatina neutra. La venden en sobrecitos de Royal, o en hojas de “cola de pescado”. Generalmente os vale con un sobre de Royal o con 5 láminas de cola de pescado. Separad algo más de medio sobre (o 3 láminas remojadas), mezcladlo con medio vasito de leche hirviendo (deshacedla bien) y añadidla a la mezcla de queso con nata. Removed todo, y con cuidado echadlo sobre el molde de galletas. Volved a ponerlo en el congelador durante una hora.
4) Elegid vuestro sabor de mermelada favorito (¿fresa? ¿frutas del bosque? ¿arándanos?) y poned algo más de medio bote en un vaso. Calentadlo en el microondas todo lo que podáis, y añadidle el otro medio sobre (o las otras 2 láminas) de gelatina neutra. Mezclad todo perfectamente hasta que no quede duda de que se ha deshecho. Cubrid la tarta (que ya estará casi sólida) con esta mermelada. Dejad un par de horitas en la nevera para que se termine de cuajar.
5) Desmoldad (dejando sólo la base del molde) y ¡a chuparse los dedos!.

Ojo porque crea adicción. Mi consejo es que uséis queso quark desnatado, y edulcorante líquido en vez de azúcar (bastantes calorías tenemos ya con la nata...). El resultado en este caso es un sabor más parecido al del yogur griego, pero sigue estando riquísima. Por supuesto, admite variaciones, como cambios en el tipo de queso (¿mascarpone?), cambios en el tipo de galleta (¿imagináis con Digestive?), cambios en la cobertura (¿qué tal una gelatina de miel con almendras picadas?)...

Vaya una segunda vuelta me espera. Entre la tarta de queso y que acabo de aprender a hacer croquetas... hmmm...

05 octubre 2005

LENTEJAS DE SUPERVIVENCIA

Estoy emocionada de pensar que por fin nos acercamos al final de la primera vuelta. Y más emocionada aún estaba ayer porque al fin alguien había logrado explicarme las glomerulonefritis de una manera entendible. Tan contenta estaba (escalón “Sí, ¡se puede!”) que decidí que tenía que marcarme un homenaje culinario para celebrarlo, y de pronto, de una manera que yo describiría como parásita, apareció en mi mente un plato de lentejas empedradas. Ya sé que, estudiando nefro, la idea parásita más común son las judías. Pero esas no me gustan tanto como para que se me aparezcan, os lo aseguro.

Una de las cosas malas de salir varios meses de casa para estudiar, y sobre todo si es la primera vez que una lo hace, es que se echan de menos los platos que mamá preparaba. Y que una se da cuenta de que no sabe prepararlos o de que no tiene los utensilios necesarios. Pero ayer, en un golpe de optimismo, me pasé por el Mercadona y compré lo siguiente:

– Un paquete de lentejas de cocción rápida (0,60 €)
– Un paquete de arroz vaporizado (0,80 €; la verdad es que lo utilizo mucho)
– Un botecito de laurel molido (0,65 €)
– Una caja de pastillas de caldo de jamón (0,78 €)
– Una caja de pastillas de caldo de carne (0,37 €)
– Una caja de pastillas de caldo vegetal (0,60 €)
– Una sarta de chorizo dulce extra (1,59 €)

Como véis, todo “de mentirijilla” y super-barato, excepto el chorizo (no es lo mismo el plato de lentejas sin su chorizo, jajaja). Y ¿qué decíamos? ¿que no teníamos olla exprés en casa? Da igual. En un simple cazo me he preparado unas lentejas para hoy que estaban buenísimas igualmente. Por si os interesa, tomad nota: hacéis 750 ml de caldo con agua hirviendo, laurel molido, comino en polvo (yo ya lo tenía en casa), ½ pastilla de caldo de jamón, ¼ de pastilla de caldo de carne y ¼ de vegetal. Dejad enfriar; desgrasadlo con una cuchara. Y después añadís la cantidad deseada de lentejas (un par de puñados) y de arroz vaporizado (un puñado), y uno o dos cachitos del chorizo, y lo dejáis cocer a fuego lento unos 35 minutos (ojo, porque depende de la dureza del agua de cada región). ¡Os sorprenderéis de lo ricas que saben, aunque sean de mentira! La comida de supervivencia es así...

Y hablando un poco de todo, ¿cuántos hicísteis el simulacro VIII de este lunes (del libro morado)? Vaya sorpresita, ¿no?. Yo me quedé a cuadros cuando ví que tocaba simulacro. No obstante lo acabé muy contenta. Cuando, durante el prólogo, hice mi primer simulacro de ese libro y saqué 183,74 netas sufriendo como un mal bicho por la falta de tiempo, no imaginaba que unos meses más tarde sacaría 221,6 netas en tan solo 2 horas y media. Por cierto, hay varios errores. Pregunta 42, la respuesta correcta es la 2. Pregunta 142, falta la respuesta 5. Pregunta 202, la respuesta 3 está incompleta. No sé si decírselo por email a los del curso, últimamente no me contestan (salvo el Dr. Baladrón, que la semana pasada respondió directamente a un correo mío). Y no hablo con Pedro, mi tutor, desde hace un par de meses (o eso me parece). Me siento un pelín olvidada...

Bueno, os dejo. Si os apetece otro día os doy la receta de la tarta de queso. :D...