21 octubre 2005

Tarta de queso

No sé si es la misma tarta de queso que comían “las chicas de oro”, pero en momentos de frustración resulta muy rica y liberadora, jajaja. Es la típica tarta que los pijos pseudoneoyorquinos de Häagen Dasz denominan “strawberry cheesecake”. Y es sencillísima de hacer. Sólo necesitáis una batidora y un molde desmontable.

1) Machacad en migas pequeñas un paquete de galletas “maría hojaldrada”. Mezcladlas con 150 g de mantequilla fundida (hacedme caso, mucho mejor la mantequilla que la margarina, pero eso sí, sin sal) y cubrid con esta mezcla el fondo del molde desmontable, aplastándola con una cuchara y distribuyéndola con un grosor uniforme. Llevadla al congelador mientras preparáis el siguiente paso.
2) Mezclad con la batidora una tarrina de 500 g de queso quark (en el Mercadona lo venden, pero si no, os sirve queso fresco o queso de untar) y 250 g de nata (ojo porque no es lo mismo que 250 ml; generalmente os sirve un paquete de 500 ml de nata líquida, o, si sois más golosos, una tarrina de nata montada de la que venden en la zona de congelados). Se puede hacer sin azúcar, pero si sóis golosos y habéis usado nata líquida simple, podéis añadir 3 o 4 cucharadas de azúcar.
3) Ahora viene lo más raro. Necesitáis gelatina neutra. La venden en sobrecitos de Royal, o en hojas de “cola de pescado”. Generalmente os vale con un sobre de Royal o con 5 láminas de cola de pescado. Separad algo más de medio sobre (o 3 láminas remojadas), mezcladlo con medio vasito de leche hirviendo (deshacedla bien) y añadidla a la mezcla de queso con nata. Removed todo, y con cuidado echadlo sobre el molde de galletas. Volved a ponerlo en el congelador durante una hora.
4) Elegid vuestro sabor de mermelada favorito (¿fresa? ¿frutas del bosque? ¿arándanos?) y poned algo más de medio bote en un vaso. Calentadlo en el microondas todo lo que podáis, y añadidle el otro medio sobre (o las otras 2 láminas) de gelatina neutra. Mezclad todo perfectamente hasta que no quede duda de que se ha deshecho. Cubrid la tarta (que ya estará casi sólida) con esta mermelada. Dejad un par de horitas en la nevera para que se termine de cuajar.
5) Desmoldad (dejando sólo la base del molde) y ¡a chuparse los dedos!.

Ojo porque crea adicción. Mi consejo es que uséis queso quark desnatado, y edulcorante líquido en vez de azúcar (bastantes calorías tenemos ya con la nata...). El resultado en este caso es un sabor más parecido al del yogur griego, pero sigue estando riquísima. Por supuesto, admite variaciones, como cambios en el tipo de queso (¿mascarpone?), cambios en el tipo de galleta (¿imagináis con Digestive?), cambios en la cobertura (¿qué tal una gelatina de miel con almendras picadas?)...

Vaya una segunda vuelta me espera. Entre la tarta de queso y que acabo de aprender a hacer croquetas... hmmm...

4 comentarios:

sugar10 dijo...

Muchiiisimas gracias!!!! el domingo cuando salga de guardia la hare!

un abrazO!

Amoxi dijo...

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm.... te la voy a copiar... pero con Digestive... eso sí que crea adicción!!

sugar10 dijo...

q vicio!!!!!!!!! estas cosas tenian q estar prohibidas!!!!!el miercoles probare con digestive...

Isabel dijo...

¿Ya la has probado? jajajaja, ten cuidadin, que se le coge afición :D