15 junio 2005

Graduación o "Acto de Clausura del Año Académico"


Hoy ha sido un día especialmente movido en nuestro hospital.

A primera hora, "examen" de caso clínico. Realmente no llegan a corregirlo. Es una especie de tradición, como una prueba de fin de carrera para ver nuestra capacidad de improvisación a partir de unos datos que pueden venir de cualquier aparato o sistema. En esta ocasión se trató de un mesotelioma pleural... y, sí, dí con el diagnóstico ;). Qué pena que no sirva para subir la nota. Eso sí, han pedido que quienes suspendieron el "superpack" de médicas de este año lo señalaran en la hoja del examen. Supongo que gracias a eso nadie tendrá que presentarse en septiembre.

A continuación, entrega de orlas. Os dejo una muestra de las fotos del reportaje. Parezco una auténtica "yankee". El birrete español es distinto, mucho más bajo, con una especie de pompón en la cima, más discreto. No obstante, como símbolo parece mucho más potente el birrete americano. Todos tenemos en las cabezas la imagen de las graduaciones americanas y de esos altos birretes con borla negra. Así que elegí el birrete americano, sin que sirva de precedente. En mi opinión la foto es "rara". Tengo cara extraña, una expresión un tanto forzada (cuando sonrío se me cierran los ojos; esta pose era un intento de sonreír sin que se me cerrasen). En opinión de mi hermana Susana, además está quemada. Al menos en lo que a los oscuros respecta. No se aprecia ningún detalle del birrete, da la sensación de ser una silueta recortada en papel charol.

Y por último, acto de clausura del curso académico. O lo que es lo mismo, nuestra despedida. El hospital se ha estirado bastante y ha traído un ponente para dar una conferencia (acerca de la Historia del Hospital Santa Cristina), un coro para cantarnos un miniprograma de cancionero y el Gaudeamus... Nos han hecho entrega de un pequeño certificado en el que se hace constar que hemos estudiado en el Hospital de La Princesa, El Niño Jesús y Santa Cristina... Ha estado bien, aunque se ha hecho un poco largo. Quizá lo más relevante es que el propio Decano de la Facultad haya asistido a la ceremonia, y cuando se ha dirigido a nosotros, nos haya llamado "compañeros" en lugar de "alumnos". Parece que empiezan a cambiar las cosas...

Por supuesto, mi familia estaba alteradísima... Al volver a casa me tenían una sorpresita esperando: mi maletín de médico, listo para rellenar, y un bonito ejemplar del Juramento Hipocrático adornado con láminas medievales, enmarcado en madera. Y en mi email, una oferta de trabajo. La primera. He tenido que rechazarla porque me voy al pueblo a estudiar. Pero todo esto me alegra muchísimo...

1 comentario:

susana dijo...

Hola!!
¡ enhorabuena!!!! yo no pude asistir al acto de despedida de mi curso y me ha parecido que el tuyo ha sido muy entretenido!