29 mayo 2005

Concierto en San Fernando y Gran Cocido

Hoy ha sido un día gracioso... me he levantado temprano para estudiar antes de irme al concierto, y luego, con esas pedazo de bolsas bajo los ojos, he salido para allá (vaya careto, jajajaja)...

La última vez que tocamos en San Fernando fue hace dos años, y las circunstancias fueron las mismas: en fiestas, en medio de la Plaza de España, y con una olla de cocido al lado. Figuráos la situación. Mientras el aire intenta tirarte las partituras al suelo o hacerlas volar, te vienen continuamente olores de comida recién hecha. Y a todo esto, es la hora de comer y te suenan las tripas. No es nada cómodo tocar un instrumento de viento al tiempo que se te hace la boca agua. Jeje, aún recuerdo que mi abuela contaba que cuando ella era pequeña, los chiquillos de su pueblo, El Centenillo, se iban a chupar limones delante de los músicos que tocaban los domingos, para reírse de ellos...

Esta vez ha sido igual, pero "a lo bestia". Además de la gente haciendo cola para llevarse su ración de cocido (o, según el tipo de vecino/a, su olla exprés de cocido, o su tupperware de cocido), teníamos el mercadillo medieval rodeándonos: ... olor a crêpes, carnes a la brasa, panes horneándose, etc. Y el viento era más fuerte que la vez anterior, aunque esta vez he sido prevenida y me he llevado unas horquillas del pelo para sujetar las partituras al atril. Para colmo, estaba nublado y amenazaba lluvia. Total, que cuando hemos terminado de tocar, hemos salido todos pitando hacia la olla, nos han repartido nuestra ración de cocido, y casi hemos tenido que huir para evitar que una hipotética llovizna repentina nos mojase los instrumentos (quienes vivimos cerca no acostumbramos a llevarnos los maletines... mal hecho, ya lo sé)

De recuerdo nos hemos hecho una foto de la banda al completo (que espero que me manden por email mañana) y esta otra, en la que salimos mi guapa amiga Ana, mi director Félix (que es el que ha aguantado mis neuras y mis faltas de asistencia durante los cursos que ha durado mi carrera... está feliz de que al fin me gradúe...) y yo, con mis bolsas bajo los ojos. Los de atrás son dos de los pequeños... parece mentira lo que han crecido en estos años, les hemos visto prácticamente criarse...

Hasta luego!

No hay comentarios: