31 mayo 2005

Azul y burbujas - Transparente y silencio...




Me encanta esa sensación... con el cielo nublado como estaba, la luz era gris y los colores saturados esta tarde cuando subí al monte y a la piscina. No había casi nadie. Y pude escoger calle y marcarme un ritmo. A braza, con tranquilidad, tomando el ritmo que el corazón me pedía...

Lo importante es el ritmo. Respirar. Dejar que la monotonía y la repetición del movimiento consiga sacarte de otros pensamientos. Hundes la cabeza bajo el agua y sólo ves el fondo azul, y sólo oyes el sonido de las burbujas de aire producidas por tu espiración. A continuación, un bravo impulso vital de tus brazos te saca de nuevo al aire. Luz transparente entra a través de las cristaleras nubladas. Y no hay siquiera niños. Silencio. Vuelves abajo. Otra brazada. Azul y burbujas. Transparente y silencio. Azul y burbujas. Transparente y silencio. Y vuelta a empezar el ciclo...

Dicen los entendidos que, si se nos hiciera un electroencefalograma mientras nadamos o realizamos tareas motoras repetitivas, observaríamos un aumento de la producción de ondas alfa. Por si alguno de los que lo leen no lo sabe, el ritmo cerebral alfa es el patrón de ondas que el cerebro produce mientras nos encontramos en la fase más reparadora de nuestro sueño. Por eso, quizá, nadar bajo el agua y dejarse atrapar por el ritmo nos descansa. Nos relaja. Nos desconecta de los problemas.

Y al final tenemos la metáfora servida. La preparación del MIR es como un largo en la piscina. El secreto es el ritmo. Cada brazada a la velocidad precisa, sin esforzarse por ir más rápido de lo que podemos. Cada vez que la cabeza sale, tomamos aire. Y continuamos. Trabajo, azul, burbujas. Respiro, transparente, silencio. Trabajo, azul, burbujas. Respiro, transparente, silencio...

4 comentarios:

El que siempre te critica dijo...

Bien... muy bueno.

Isabel dijo...

Gracias, me alegra que te haya gustado.

Amantea dijo...

Isabel...ya te conté que yo también había elegido el deporte como vía de escape... Y me siento identificada con la descripcón que haces... El contacto con el agua, a veces, me permite entrar en contacto con mi inconsciente...

Por cierto, muchas gracias por el manual de Hematología...

¿Vas a ir a Oviedo?..¿sabes cómo está organizado y en qué consiste lo del día 30 de junio?

Un beso,

Elena

Isabel dijo...

Hola Amantea!

Te contesto a lo de Oviedo, puesto que ayer por mail olvidé decírtelo.

Otros años en su página web y en su revista, los organizadores del curso invitaban a todos, incluidos los alumnos de distancia, a ir a la primera clase del curso (en la que se explica el método de trabajo a seguir). Imagino que esto se hacía porque no habían fabricado todavía los cds con las clases grabadas.

Como alguna vez he explicado, yo he seguido la web del curso durante algunos años antes de apuntarme, y había visto, por tanto, esta invitación. Cuando me apunté al curso de 6º, comencé a mentalizar a mis padres de que el primer día del intensivo deberíamos hacer una visita a Oviedo (lo cual me costó horrores, porque mi padre es del sur y no concibe la idea de subir al norte, por algún extraño motivo). Poco a poco se hicieron a la idea y llegó incluso a agradarles.

Al recibir el primer envío del prólogo, ví que nos mandaban el mapa de situación del Seminario de Oviedo, pero no hacían mención expresa a la invitación de ir a la primera clase. Así que les mandé un mail preguntándoles.

Su respuesta fue que estarían encantados de recibirnos. Que mejor fuésemos para el turno de las 15:30 h.

Así que, si todo sale bien, iré a Oviedo el 30 de junio. Todo el mundo dice que conocer a Baladrón es todo un espectáculo, así que supongo que tendrá su parte divertida.

Y si alguien más va, allí nos veremos... :D